wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir

Historias de ‘My-aRma’

6 comentarios

Historias de 'My-aRma'

“La enseñanza académica de la belleza es falsa. Se nos ha engañado tanto que ya no se puede volver a encontrar ni la sombra de una verdad. Las bellezas del Partenón, las Ninfas, los Narcisos, todo eso son mentiras. El arte no es la aplicación de un canon de belleza, sino aquello que el cerebro y el instinto conciben independientemente de ese canon.
Cuando se ama a una mujer no se toman los instrumentos para medir sus formas; se la ama con nuestros deseos y, sin embargo, hemos hecho lo imposible para introducir el canon hasta en el amor.”

Christian Zervos – “Declaraciones de Picasso, 1935”

 

Queridos lectores: tenía muchas ganas de actualizar otra vez el blog 🙂 Esta vez con las impresiones, sensaciones y emociones que Myanmar ha despertado en mí. Sin quererlo, pasan los días y sigo sintiéndome muy agradecida por poder haber hecho un rápido pero intenso viaje a este país que hasta hace unos años permanecía cerrado para los extranjeros.

Las historias que cualquier visitante puede encontrar en la antigua Birmania son fascinantes. Empezando por la belleza de sus habitantes que, como siempre, son el mayor legado que puede tener un país junto a la naturaleza.
En este país uno encuentra algo parecido al caos absoluto en sus ciudades junto con los contrastes de olores, ruidos, temperatura e imágenes a las que no estamos acostumbrados… Para terminar finalmente en el misticismo que el ambiente ofrece con cada una de las pagodas que se levantan en estas tierras. Ni más ni menos, un país diferente a todos los demás que te hace sentir en otro mundo, como si retrocedieras en el tiempo pero de algo desconocido.

Empezar la aventura no fue fácil. La salida de Singapur por poco se nos complica. Con suerte llegamos a Kuala Lumpur para juntarnos con Roberto en la madrugada del jueves 1 de Mayo. Ese mismo día, el último de vida del aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur, comenzó el camino hacia nuevas tierras. Desde ese momento de unión con nuestro colchonero favorito y becario ICEX 2014 en Jakarta no dejamos de experimentar buenas emociones. Este ha sido un viaje cargado de sonrisas, amaneceres y atardeceres, gente bonita y positiva, rincones desconocidos, paseos al estilo verano azul y, sobre todo, mucha belleza en la tierra de Bagan. Compartimos un equipo diferente, para mí casi todos desconocidos. Theodora y Jone, Edu y Pablo, han sido nuevos compañeros de viaje a los cuales he cogido un especial cariño tras pasar un par de días juntos 😉 Ellos saben que estas palabras son verdad.

La primera parada la hicimos en Yangon. Una de las primeras sensaciones que el viajero experimenta en Myanmar es el aumento de temperatura. El calor destaca y se apodera del entorno, imperando a lo largo del mediodía desde que el sol alcanza el zenit hasta su caída. No es broma: se hace realmente imposible vivir en un clima así. He de confesar que se nos hizo bastante sofocante el pasear de un lado a otro, teniendo que consumir gradualmente botellas de agua para compensar la deshidratación que se producía en nuestro cuerpo.

La ciudad de Yangon ofrece mucho y poco a la vez. No es una metrópolis destacable. Más bien, diría que en comparación con otros lugares más pequeños y recónditos del planeta es hasta fea. Sin embargo, lo que puedes ver en ella no te dejará indiferente. El tráfico, las calles, los barrios, sin olvidar sus estaciones. La de tren no la conozco, pero los chicos dijeron que es un lugar muy oscuro. La de autobuses merece una visita. Este lugar desde donde tomamos un autobús para ir a Bagan es como si mezcláramos el terreno de la ‘Cañada Real’ con un interminable laberinto de construcciones bajas parecidas a un taller mecánico de los de toda la vida, solo que en vez de ser talleres eran oficinas de las diferentes compañías de autobuses. Algo surrealista pero muy práctico y funcional. Ésta, la NUEVA estación, no es más que otro punto donde confluyen las personas, donde se puede comprar de todo y el viajero se sienta esperando partir a otro punto que le sorprenda.

Sería una actualización interminable y bastante complicada de escribir si pudiera pararme a describir cada uno de los momentos que sigo recordando dentro de mí como mágicos en este viaje. La suerte nos ha acompañado y todos volvimos bien a casa, eso es lo que siempre me gusta destacar de este tipo de incursiones 🙂 Pero creo que os será de gran ayuda ver las fotos que tengo en un nuevo álbum en la cuenta de flickr. Una imagen vale más que mil palabras y, en este caso, antes que comentar más de Myanmar preferiría que conocierais el lugar que más nos gustó: BAGAN

Nosotros seguimos adelante. Estas semanas de atrás han estado repletas de actividades. Por ejemplo 😀 ¡Ya estoy empezando a dar clases de español! Mis alumnos son una pareja de jóvenes sambistas singapurenses. Me encanta enseñar mi idioma, las dos horas de clases los lunes se me pasan volando y encima me saco una muy buena propina. Centrada también en el laboratorio, desde hace dos semanas disfruto de tener a mi jefa entre nosotros. ¡Por fin! Su despacho se ve abierto y Rachel está dentro atendiendo a los innumerables emails que recibe. Hay otro ambiente en el laboratorio, todos estamos más felices aunque no por mucho más tiempo ya que su familia en Alemania la necesita y tiene que regresar la semana que viene. Me da hasta pena y la conozco de nada, pero es muy buena jefa y tiene un corazón muy grande. Ojalá las circunstancias se dieran de otra manera, en su caso lo está pasando muy mal y sólo deseo que consiga solucionar las complicaciones que le han aparecido este tiempo de atrás.

Sahoo, mi ‘homie’ de laboratorio, ya es oficialmente DOCTOR 🙂 Por fin ha defendido la tesis y por fin puede decir que ha cerrado ese capítulo en su vida… Ahora, en este mes y medio que le queda en Singapur, tenemos que ponernos manos a la obra con experimentos que se necesitan para poder concluir una publicación que le facilitará mucho el futuro cuando empiece a trabajar de nuevo en La India.

Han pasado un par de semanas sin que escribiera. Estos dos fines de semana pasados hemos estado en Malacca (Malasia) y Krabi (Thailandia). Ambos dos los hemos disfrutado de diferentes maneras, pues cada lugar ofrece un entorno especial. La dicha es buena pero en el camino ocurren accidentes de vez en cuando y por primera vez en todo el tiempo que llevamos en el sureste asiático nos hemos puesto enfermos. A lo grande, Salmonella paratyphi apareció en nuestras vidas y por ello se le recomienda al viajero vacunarse de “fiebre tifoidea”. La atención sanitaria en Singapur es bastante eficaz y nuestros seguros nos cubren todo este tipo de gestiones. Los antibióticos son los que realmente trabajan bien y, sin darle mucha más importancia, nosotros podemos hacer vida normal tras un regreso de Thailandia un tanto diferente a cualquier otro fin de semana.

La distancia es muy dura… Para todos los que me leéis. No es fácil estar fuera de casa y no significa que alguien me haya obligado a venirme aquí. Sólo creo que podréis entender que aquí puedo desarrollar mi profesión de una manera más fructífera que en España. Tengo mi buen sueldo y al alcance muchos países que merecen la pena ser visitados. Convivo con mi pareja, de quien no quiero separarme pase lo que pase. Pero es duro, en especial hoy mientras escribo estas líneas y pienso que hace una semana enterramos a mi última abuela en España. Ya no me quedan más mayores y la sensación de vacío se hace más fuerte a pesar de haber visto estos años de atrás como se iban los de la familia. La distancia me ha impedido estar allí para decirle ‘adiós’ a Conchita, quien siempre me ha querido y me ha cuidado, ha estado orgullosa de su nieta y no ha dejado de darme todo lo que tenía. El sabor que ahora siento es especialmente amargo y son pocos los que me han acompañado estos días a pesar de estar lejos. Gracias amigos… Por dejarme compartir también mis penas junto con las alegrías.

Y donde quiera que esté la abuela: que me perdone por no haber estado allí los cuatro últimos meses de su vida.

Podréis imaginar; si no fuera por Chabi no sabría cómo encontrarle el lado positivo a muchos de los momentos que he vivido en estas tres últimas semanas de carrusel emocional. Felicidad, enfermedad y tristeza… Pero sigo dando las gracias por estar donde estoy y tener lo que tengo ❤ El mundo es un lugar bastante hostil y la vida es una aventura que en ocasiones resulta complicada de digerir. Hasta pronto…

Mariposa reflexiva

Anuncios

Autor: wailabel

Un rincón muy personal para compartirme con todos los que tengo lejos... Aquí podréis conocer más de mis aventuras, pensamientos y emociones. Podré dejar mi huella emocional a lo largo del tiempo

6 pensamientos en “Historias de ‘My-aRma’

  1. Una vez más nos sorprendemos y disfrutamos de cada palabra, cada historia, cada momento, seguimos ansiosos de recibir nuevas noticias. Siempre hay un lado positivo en todo y allí tienes a alguien que te hará verlo, como bien dices. Además tu abuela ya no va a necesitar leerlo, te estará viendo en cada momento. Disfruta de la vida que seguro que es lo que ella hubiese querido, un beso y un abrazo fuertes de la familia.

  2. Muchas gracias por escribir tus pensamientos Gregorio 🙂 Los recibimos con ilusión! Aupa la familia ❤ Besitos

  3. Un besito enorme Hairen! Sigue viviendo y disfrutando de cada momento de esta aventura que es tu nueva vida. La distancia tiene sus cosas positivas y también sus momentos difíciles…pero lo importante es saber que tu familia está contigo y tu con ellos a pesar de estar lejos. MIL besitos y abrazos fuertes!

  4. Hairen, me ha gustado mucho este post. Como tú bien dices, todo un carrousel pero muy bien plasmado en unas cuantas líneas.
    Las fotos espectaculares y ponen los dientes largos, aunque te adelanto que parece que el menda también se va a dejar caer por Myanmar en unos meses. Mucho ánimo! Rodearse de buena gente puede ser la mejor medicina. Un abrazo desde Jakarta a los 2!

    • Mikel! Jeje me alegra! Tú bien sabes lo difícil que es transmitir cada acontecimiento con detalles y, además, aportar esos sentimientos que nos aparecen en esta aventura 2014…
      Tienes que ir! Una lástima que no vinieras con nosotros, pero nos vemos en Yogyakarta en nada 😀
      Y, como bien dices, rodearse de buena gente es la mejor medicina sin duda… ❤ Un besote enorme desde la otra isla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s