wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir

THE SHOW MUST GO ON

Deja un comentario

A Papá y a Mamá


Ubud Mamá

 

“Desde la cuna, el niño llena la noche con su aliento y con el palpitar de su corazoncito; en el suelo, espalda contra la pared, el viejo se abre a esa presencia como un árbol a las primeras lluvias; con ellas germina su larga memoria de hombre, se despliega su pasado como una semilla vertiginosa y una frondosa de recuerdos y vivencias extiende un invisible dosel protector sobre la cuna.

Los minutos, como toc-toc de lanzadera, entretejen al viejo con el niño en el telar de la vida. El recinto es un planeta de luna y sombra para ellos solos: el niño lo acotó en el baño, con sus deditos ungidos, igual que los jabalíes delimitan sus territorios – el viejo les ha visto hacerlo en primavera – sembrando efluvios genesíacos en piedras o jarales.

¿Qué ocurre, qué se forja, qué cristaliza en esos minutos? El viejo ni lo sabe ni lo piensa, pero lo vive en sus entrañas. Oye con las dos respiraciones, la vieja y la nueva: confluyen como ríos, se entrelazan como serpientes enamoradas, susurran como en la brisa dos hojas hermanas. Así lo sintió días atrás, pero ahora un ritual instintivo lo hace sagrado. Acaricia sus amuletos entre el vello de su pecho y recuerda, para explicarse su emoción, el olmo ya seco de la ermita: debe su único verdor a la hiedra que le abraza, pero ella a su vez sólo gracias al viejo tronco logra crecer hacia el sol.

La madera y el verdor, la raíz y la sangre, el viejo y el niño avanzan compañeros, como sobre un camino, por ese tiempo que les está uniendo. Ambos hombro con hombro, en extremos opuestos de la vida, mientras la luna se mueve acariciándoles, entre el remoto girar de las estrellas.”

– La sonrisa etrusca, José Luis Sampedro

Aún me emociono al leer tan maravilloso pasaje. Como si fuera ayer la primera vez que lo descubrí, de camino a casa sentada en uno de los asientos del MRT. Me sorprende gratamente toparme con semejantes lecturas. Aquellas que se apoderan de uno mismo, sin importar en qué momento del día te encuentres o qué estado de ánimo te gobierne. Son las lecturas intensas; las que llegan al corazón; las que lo hacen todo más hermoso. Las que te acercan al pasado, te revelan escritores que poseen un don para contar una tierna historia y te hacen pensar en tu tierra, tu familia y tus raíces. Las que te incitan a llenar de detalles cada acción del día y a abrazar a los tuyos sin querer separarte jamás de ellos.

Sampedro me llena el alma. Me redescubre pensando en mis abuelos y en lo que ellos, junto con los de mi sangre, significan para mí. Así ha sucedido estos días de visita en Singapur, donde he podido convivir con mis padres después de siete meses de comunicación a través de la tecnología. Ha coincidido todo 🙂 y les he podido leer en voz alta este fragmento, en vivo y en directo, representando este hecho algo que normalmente no podemos hacer debido a tantos y tantos kilómetros que hay de por medio. Hemos compartido el PRESENTE.

Aunque en mi anterior actualización anunciaba que la siguiente se iba a centrar en el maravilloso viaje que hicimos entre Lombok y Komodo, he decidido dar prioridad a lo que ha llenado mi mes de agosto. Los días ya no vuelan… Mas bien DESAPARECEN. No por ello son peores o mejores, sino que el rizo de la intensidad se riza y apenas me siento a dedicarle tiempo a pequeñas tareas que siempre son necesarias: los placeres, los cuidados, las aficiones. Envidio a quienes pueden seguir adelante en este barco de relatos, mis compañeros que habitan las islas de las aventuras, las ciudades de los acontecimientos, los rincones de las inquietudes…

Tres semanas de visita que han servido para que mis constantes, mis fuertes troncos de la vida, supieran bien lo que acontece por la isla, cómo vivimos y a qué nos dedicamos. Todo se ha dado de maravilla y el ritmo de eventos se ha desarollado cómodamente para todos, exprimiendo cada intervalo entre trabajo, periplo y descanso. Para mi mayor sorpresa, los visitantes se han desenvuelto muy bien con el idioma, las nuevas costumbres y la logística, así como con la orientación. Son un buen equipo aunque ellos mismos no lo crean. Además, me ha encantado que aprovecháramos tanto este espacio de coexistencia en Singapur, a miles de kilómetros de casa. El tiempo: la oportunidad. Nuestra ocasión. Desde su llegada el ambiente ha estado en su punto climax para el festejo: bodas, cumpleaños, encuentros – sin olvidarnos del “National Day 49th” – para poder también compartir con ellos las personas que forman parte de nuestra vida en la isla, la savia del árbol que lo ayuda a expandirse.

Y hablando de expandirnos, Indonesia nos ha permitido desembarcar hasta sus rincones más famosos a la par que especiales. Hemos completado la visita siguiendo con nuestras buenas costumbres de fin de semana 😉 BALI, especialmente UBUD, ha sido el escenario para reconciliar nuestra sed viajera. Por suerte, el alojamiento ha sido excelente y la visita al corazón de la isla se puede calificar de breve pero maravillosa. Una vez más nos alineamos con los planetas para que la climatología, quizás dirigida de la mano de los dioses y de las estrellas, nos brindara cuatro días equilibrados. Con especial hincapié en nuestro día de excursión, con un frescor intenso pero sin lluvia, para hacerlo todo más agradable.

Ubud Chabi“Si la dicha es buena nunca es tarde.”

Los refranes alcanzan a decir verdades que serían difíciles de expresar con tan pocas palabras… Porque pasados los días, reflexionando sobre esta experiencia intensa y reciente, nunca es tarde para seguir sorprendiéndose a uno mismo ni a los que tenemos alrededor. Nunca es tarde para salir de nuestra zona de confort para explorar, recorrer nuevos caminos, conocer nuevas culturas… Para encontrarse en lugares donde nunca antes uno se hubiera imaginado. Nunca es tarde para llenar las manos de nuevos olores y sabores; la mente de recuerdos e imágenes; el corazón de emociones, personas y percepciones. Vosotros lo habéis hecho, junto a nosotros. Desde ese despegar inicial que tuvimos que realizar allá por el mes de enero, el aeropuerto ha supuesto un espacio más para ocupar nuestras vidas. Para desprenderos de vuestra pequeña hiedra que muchas veces se ha extendido por otros lugares, volviendo siempre a crecer junto al tronco que le dio la vida.

Hace un par de años atrás despegamos todos en la aventura México. Ahora en esta etapa Singapur habéis hallado vuestra presencia en el continente asiático, en una ciudad con cuatro idiomas oficiales y muchas culturas compartiendo un pequeño espacio dedicado a los negocios, el comercio, el avance… Incluso frente a algo tan imponente como lo es el mar. Comiendo terreno, ¡así se las gastan en esta isla! Y estoy convencida de que jamás, en vuestro recorrido desde que erais pequeñas hiedras como yo, aun aprendiendo a trepar por lo que os permite avanzar, nunca hubierais imaginado el tener en el jardín de Piedralaves un nuevo árbol de bellas flores indonesias. Este árbol simbólico de la vida y los viajes crece en nuestro hogar, en la casa que perteneció a nuestros fuertes olmos del pasado, recibiendo el frescor de las montañas y el sol del valle.

La distancia se puede hacer dura, pero más duras son las raíces que nos unen. Hoy en día podemos decir que hemos avanzado en esta nueva etapa de nuestra relación, donde el pollito vuela lejos pero bien. Y quienes tienen que sentirse tranquilos pueden ser libres de hacerlo. Nos hemos transformado, para saber que todo está bien donde quiera que nos encontremos. Que nuestra dicha no puede ser más buena y que somos felices por poder tener este vínculo: la crónica de una serie de aventuras que quizás un día sean contadas de abuelos a nietos, en un acercamiento entre los que tienen la perspectiva de los años y los que afrontan los días desde una perspectiva naciente.

Meliá Papá

Dejando a un lado mis sentimientos profundos y muy complicados de definir con palabras – lo intento lo mejor que puedo – me gustaría contaros que tenemos a la vista muchas visitas. Mil gracias a todos aquellos que habéis podido encontrar un hueco para dedicárnoslo 🙂 Y he de decir que me muero de ganas por tener la semana que viene aquí conmigo a la mejor entre las muy mejores, mi Fátima.

Hay muchas maneras de describir todo lo bueno que ella tiene dentro. Lo valiente y luchadora que es, especialmente cuando su vida la ha puesto muchas complicaciones. Lo entregada y comprometida que trata de ser siempre con aquellos que la rodean. Lo justa y razonable para saber escuchar a sus amigos y tratar de ayudarlos lo mejor que pueda. Muchos adjetivos bonitos, como lo es su persona… Y realmente ella es así. Es la Fátima que yo conozco y que me ha demostrado que pasan los años y se supera el amor que siento hacia ella. Pero si tuviera que elegir los calificativos que la definen por encima de todo, me atrevería a decir que es la nobleza y autenticidad que en muchos otros brilla por su ausencia. No te separes nunca de mi lado.
También esta especial visita viene acompañada por su compañero de aventuras, otra constante que la ayuda a brillar como un astro único entre todos los de alrededor.

Y para completar la juerga tendremos entre nuestras filas al primer representante de la gran familia sambera 😀 El hermano mayor está a punto de aparecer a la vuelta de la esquina. Quien siempre nos deleita con su espontaneidad y su buen hacer, su espíritu inquieto y sus ganas de estar junticos.

Gracias…

Quisiera seguir con más agradecimientos, que así es como continúa la actualización. Destacar que el regalo de cumpleaños que este año le he podido hacer a Chabi – los vídeos – ha sido un proyecto muy bonito que al final ha dado muy buen resultado. Sin la ilusión de muchos y el compromiso de quienes han participado a pesar de estar lejos u ocupados, no hubiera sido posible. Mi felicidad en el momento de enseñarle toda la sorpresa creo que os la podréis imaginar. Se resume diciendo que, como podréis entender, sólo quiero darle lo mejor y cuidar a mi compañero del día a día como se merece. Ello significa invertir en los dos 🙂 Somos una familia muy pequeñita pero no por ello menos unida y sana ❤

Gracias…

Finalmente, aquí estoy… Dedicándole un ratito a escribir, mientras hago un pequeño descanso de esos que saco en medio de mi pequeño mundo con moscas, reactivos y experimentos. El laboratorio. Y he de reconocer que a pesar de estar últimamente bastante liada, me siento FELIZ 😀
Feliz del trabajo que tengo y que hago. Feliz de tener la pedazo de jefa que tengo y de poder tener un ritmo que sólo gobierno yo. Y aunque hay días que llego temprano y hasta las 3 de la tarde no paro para comer, siento que es tiempo que disfruto sin pararme a pensar que las horas pasan volando. Los días deberían de ser de 48 horas en vez de 24. Entonces podría venir a la universidad, completar todas las tareas que tengo, llegar a casa y dedicarle tiempo a mis aficiones, y disfrutar de convivir con mi pareja. Y aunque eso no es posible, no me quejo. Me despierto con energía y con muchas ganas, algo que no sé si todo el mundo puede compartir conmigo. Al menos sé que después de todas las vueltas que da la vida, después de dar tantas vueltas por diferentes laboratorios, todo el bagaje que tengo me hace poder encontrarme así. Me gusta a lo que me dedico, rozando un poco la pasión por el trabajo que siempre es necesaria para sentirse convencido de que no hay tiempo desperdiciado.
Primero tuve mi primer tutor en Alemania; luego un padrino en Madrid; un hermano mayor hasta hace un año; y ahora una mamá de las que quiere que todo el mundo se encuentre a gusto. Y esta última es la guinda del pastel de mi actual felicidad. Los maestros siempre me acompañarán donde quiera que acabe.

Poco más para no alargarme. Mencionar que durante este pasado fin de semana hemos parado quietos en Singapur. ¡Por fín he continuado con esta actualización que empecé a escribir hace más de una semana! Y todo lo que queda por añadir, esperemos que no vuelva a tardar mucho. La F1 nos espera en tres días 🙂 Una nueva experiencia que seguro que se hace inolvidable.

Para acabar y deleitaros con un resumen de los anteriores fines de semana, os dejo los enlaces de nuevos álbumes de fotos (faltan Camboya Express y Kuching – Borneo):

Langkawi – Malasia

From Lombok to Komodo/Flores – Indonesia

Ubud/Bali – Indonesia

¡En nada nos volvemos a ver por aquí! Intentaré contaros más sobre estos viajes en otras actualizaciones – espero que el trabajo y demás “quereseres” no me lo sigan impidiendo tan arduamente.

Mariposa os piensa ❤ os quiere

Anuncios

Autor: wailabel

Un rincón muy personal para compartirme con todos los que tengo lejos... Aquí podréis conocer más de mis aventuras, pensamientos y emociones. Podré dejar mi huella emocional a lo largo del tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s