wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir

Ni hao Mei Ling Street!

2 comentarios

Vecinos Mei Ling

¡Good morning!

Y no precisamente Vietnam, como en la película de Markowitz que nos deja para el recuerdo la voz y la risa de uno de los actores más carismáticos que ha tenido el mundo del Cine.

Singapur despierta con nuestros vecinos. ¡Queremos presentároslos! Hemos decidido llamarles “Tomás” y “Pepe”. Ha sido como por inercia, ya que todavía no somos capaces de acertar con sus nombres – los desconocemos. Este pequeño matiz no nos preocupa, les queremos y nada importa; ellos son parte de nuestra realidad, con la que convivimos ya 9 meses.

Cada mañana nos despiden cuando salimos de casa para ir al trabajo. Además de patrocinar estos momentos tan saludables a primera hora, nos cuidan las plantas y de vez en cuando nos regalan cosas. Todas las personas que han venido a visitarnos los conocen y saben, por ende, que son tremendamente amables con quienes forman parte de nuestro círculo de personas queridas. Por si fuera poco, uno de ellos nos ha preguntado dónde puede aprender Inglés. Le interesaba saber si en la universidad en la que trabajo hay clases o algo parecido para personas mayores. Tras preguntar en un par de “Community Centers” cerca de nuestro barrio, decidimos regalarle un pequeño libro de Chino-Inglés con todo lo más elemental para que nuestro vecino Tomás pueda avanzar y soltarse (gran idea y propuesta de mi querido ratoncito). ¿No resulta encantador? A veces tenemos que usar el google translator en la tablet para comunicarnos usando los caracteres chinos que tanto desconocemos… Pensamos que todo el interés de nuestro vecino y compañero del barrio es poder conocernos más. O al menos creemos que le gustaría. Su mujer y él son geniales 🙂 Es verdaderamente entrañable.

Efectivamente. Han pasado 9 meses desde que llegué. Yo siempre tan maniática y pensativa con las fechas que marcan la diferencia. Sin perder las buenas costumbres también hemos celebrado que hace un año, el 15 de octubre de 2013, por fin averiguábamos lo que el futuro nos tenía preparado: un año en esta isla. Y rizando el rizo, hace dos años, el 15 de octubre de 2012, Chabi y yo empezamos a compartir nuestros días bajo el mismo techo. Oficialmente iniciábamos este viaje por la convivencia, que nos ha permitido conocernos mucho más (saber quiénes somos y quién es esa persona que ha decidido tener la grandísima paciencia para estar al lado del otro). Y por lo que parece, seguimos en una misma dirección y con la mirada puesta en un nuevo destino que, por lo pronto, es misterioso; pero ofrece ilusión y es puro aire nuevo y embriagador… Antes o después iremos contando más.

¡Good morning! A las buenas mañanas, seguimos con la racha de viajes y de visitas. El anterior fin de semana pasado estuvimos por la antigua isla china – hoy en día conocida como Taiwan – visitando su capital y cada punto de interés que nuestros amigos nos habían recomendado. Taipei nos ha encantado. Es una ciudad que no ofrece una estampa sorprendente. Siendo sinceros: es un poco fea. Sus edificios estilo “régimen comunista” de los años 50 te teletransportan a una época pasada, donde imperaba este movimiento político que dista mucho de la realidad que es hoy en día. Sin embargo, nos ha encantado porque es una ciudad muy cuidada, limpia, viva. Sus ciudadanos son respetuosos, educados, y con muy buena imagen. Las calles sorprenden con comercios, mercadillos, restaurantes, templos. No se escapa del toque asiático cosmopolita. Todo se dispone en un orden increíble puesto que esta ciudad, con distribución parecida a un “chip”, se ha construido siguiendo perfectas líneas trazadas sobre la tierra. En Taiwan se producen gran parte de los equipos electrónicos y eléctricos del mundo, haciendo que su desarrollo económico y tecnológico sea bastante inquietante a nivel global. ¡Una pasada! Y para resumirlo todo un poco, pensamos que es muy recomendable hacer una visita. Mucho más si se puede ir con tiempo para moverse por todas las zonas de alrededor. Por lo pronto, nosotros tendremos que volver algún día ya que nos hemos quedado con ganas de visitar las zonas de parques naturales y el pueblo de Jiufen, lugar que sirvió para inspirar al gran Hayao Miyazaki a la hora de crear una maravilla del cine de anime: “El viaje de Chihiro”. Nos encanta ❤

En cuanto a las visitas se refiere, ya hemos pasado este fin de semana con la siguiente… ¡El Gran Tonino! A quien hemos podido achuchar, enseñarle la ciudad y presentarle a nuestros amigos. Esta es otra de las visitas que regenera nuestros corazoncitos a veces nostálgicos. El tiempo vuela, la vida nos sonríe, pero no dejaré de reconocer que echo de menos muchas cosas que se quedaron allí. Por suerte me siento fuerte, ilusionada, satisfecha por cómo estamos navegando por estas aguas del 2014. Mi vista está bastante puesta en el horizonte de las Navidades (sin querer quererlo). Vosotros diréis “¡pues anda que no queda!”. Es difícil explicarlo con palabras, pero la simple posibilidad de sentir que vuelvo a envolverme de todo lo que ha supuesto mi mundo hasta hace nada me activa una sonrisa interna que se podría teñir de verde. Cierro los ojos y veo a las personas de mi vida, los lugares que tanto me gustan, siento esas emociones que saben a comida rica, huelen a chimenea y cuyo tacto es la piel suave de alguno de los peluditos que conforman parte de nuestra familia.
Me seduce reencontrarme allí, entre tantas sensaciones familiares. No obstante, empiezo a sentir un nudo en la garganta y mis ojos se quiebran al pensar que antes o después tenemos que abandonar todo lo bueno que este país nos está ofreciendo. Dentro de nada empiezan a marcharse algunas personas a las que queremos mucho, son esas amistades nuevas que ya siempre formarán parte de los recuerdos de nuestra etapa en Singapur. Mañana mismo es el último día de Celia, de quién podríamos hablar largo y tendido… Sólo cosas buenas. Ella es pura energía, ¡luz! Como la del Diwali o “Festival de las luces” que precisamente se celebra mañana en Singapur. Para nosotros será nuestra primera ocasión para vivir esta festividad hindú en nuestras vidas 🙂 Te echaremos de menos preciosa…

Celia

Las despedidas llegarán y no podremos resistirnos a sentir que una parte de nosotros ha crecido a pasos agigantados en tan poco tiempo, en un lugar minúsculo, en un rincón del mapa de un mundo que ofrece nuevos destinos por conocer. Desde nuestros vecinos, amigos, caseros… Nuestro querido barrio: Queenstown. Sus calles y nuestra querida “Mei Ling Street”. Una parte de éste, “Un mundo feliz”, que no es tan perfecto como muchos piensan. Porque aquí también hay mucha humildad, necesidad y pobreza entre tanto glamour, rascacielos y millonario. A pesar de que hay muchas cosas mejorables, lo echaremos todo de menos…

¿Con qué nos podemos quedar? Las vibraciones son siempre buenas cuando afloran estos pensamientos que comparan el ayer y el hoy en día. Eso significa que seguimos por el buen camino. El camino del aprendizaje, el del querer, el del vivir. La indiferencia no sería más que la evidencia de que el amor brilla por su ausencia. Aquí también ha crecido un amor muy intenso y delicado, un “bebé de 9 meses” gestado lentamente, que se traduce en el cariño, apego y ternura generados por todas aquellas personas que se han convertido en nuestra familia. Por todos los espacios llenos de luz, sonrisas, recuerdos. Seguramente todos los que están con medio pie fuera estén viviendo por dentro este tipo de impresiones. Son ellos los que en parte me han hecho pararme a reflexionar, tan prontamente, sobre algo que todavía no ha acabado.

Me lo tomo como una ventaja. A partir de ahora mis sentidos estarán doblemente despiertos. Cada abrazo que le pueda dar a mis caseros será más intenso. Cada cena que comparta con Budi y Stella será aún más íntima. Cada reunión con mis Mininas será inmensamente especial. Y así pasando por todas las aventuras que tienen que llegar a mi mundo feliz.

Para no perder la buena costumbre de compartir imágenes con todos, aquí van recuerdos de este año de la mano de un viaje que ya queda lejano pero que disfrutamos mucho…
¡Camboya Express!

Y aquí algunas lecturas que me gustaría compartir con vosotros. Una vez leídas, tiendo a acumular en el navegador del móvil los enlaces de estos artículos que no deberíamos dejar de leer nunca. Son parte de las noticias de este año y deberían ser nuestra motivación diaria (al menos a mí me sirven de algo), para intentar aprovechar el tiempo, dar gracias y valorar la fortuna. Espero que os gusten ❤ Y que no se os hagan incómodas – prejuicios fuera.

“Entre los escombros”

“El Ébola y el miedo”

 

Mariposa afectiva

Anuncios

Autor: wailabel

Un rincón muy personal para compartirme con todos los que tengo lejos... Aquí podréis conocer más de mis aventuras, pensamientos y emociones. Podré dejar mi huella emocional a lo largo del tiempo

2 pensamientos en “Ni hao Mei Ling Street!

  1. Hairen! Yo hace ya un par de semanas que hice los 9 meses por Indonesia y es inevitable hacer balance sobre todo cuando ves que la fecha de vuelta está cada vez más cerca. En mi caso aún más, yo tengo que volver en 27 días (sí, los tengo contados), pero esta vez sé que volveré a Jakarta en enero para otra temporada. No sé cuál será vuestro siguiente destino misterioso del que hablas pero seguro que os hacéis a él rápidamente. Un abrazo desde el archipiélago!

  2. ¡Otra temporada! Jajajajaja me lo esperaba 🙂 Pero quiero saber más… A ver si hay suerte y sale todo bien, ya te contaremos 😀 Otro abrazo desde la isla homie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s