wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir

Canción de hielo y fuego

Deja un comentario

Jane Goodall

“Cuando Daenerys Targaryen se puso en pie, el negro siseó, y de las fosas nasales y la boca le surgió un humo claro. Los otros dos se apartaron de sus pechos y sumaron sus voces a la llamada, desplegando las alas traslúcidas al aire. Y, por primera vez en cientos de años, la noche cobró vida con la música de los dragones.”

– Juego de tronos de Georg R. R. Martin

En historias como ésta es donde me pierdo a mi misma. Me pierdo en lo atemporal, en el mundo de fantasía que me evade de la realidad y me aparta de lo que me rodea. El caminar sosegada centrando la mirada en mi libro electrónico se ha convertido en un ritual cotidiano. Con este “amigo” indispensable acompaño cada mañana y cada tarde mi trayecto rumbo al trabajo o a casa, mientras devoro sus páginas digitales en una lectura casi efímera. Canción de hielo y fuego, historia que mucho he tardado en empezar y que se ha convertido en mi primer reto de este año, hasta que el 12 de abril de 2015 regrese una de las series de televisión mejor producidas y llevadas a la pantalla. ¿Conseguiré leerme todos los libros a tiempo?

El caso es que desconozco la respuesta, pero tengo la extraña certeza de que lo podré conseguir. Mi nuevo ritual: la comunión con el frikismo de masas. Mi afición ideal: disfrutar de la lectura nada más empezar el día. Y es una lectura que verdaderamente da para mucho. Sobre todo cuando repasa momentos que uno ya conoce pero que perfecciona con información complementaria. Información que analiza profundamente el comportamiento humano, los impulsos e intereses que las personas desarrollan a lo largo de su vida, las circunstancias que motivan a adquirir determinadas posturas, y la toma de decisiones y elecciones que comprometen el futuro de muchos… Pero, ¿están tan lejos de nuestra realidad? ¿Realmente estoy leyendo una narración de fantasía adornada con la picaresca de la sociedad medieval o, por el contrario, tengo ante mí la naturaleza de las personas en un contexto ilusorio? ¿Será que me estoy volviendo loca y que la saga me está atrapando como si hubiese caído en una telaraña?

Me pregunto cuántos de vosotros ahora mismo sonríen para sus adentros 🙂

Pues por ahí me ha dado. Estoy cada vez más convencida de que esta historia puede tener un cierto contexto espacio-temporal, pero la trama ya es otro cantar. Me fascina el comparar ciertas actitudes y detalles que percibo a mi alrededor porque adquieren sentido, las personas son una caja de sorpresas. Y tampoco quiero que la comparación se centre en la violencia exagerada que emana de la lectura como si de una fuente se tratara. Para mi suerte y beneficio personal mi vida es bastante tranquila; además de que esa realidad por desgracia sigue existiendo en los lugares con conflictos armados. El Medievo quizás acabó; no la brutalidad humana. Una de las razones para seguir dando gracias cada día por no tener que vivir situaciones extremas.

Al pensar y comparar la creación de Martin con el mundo actual me refiero a algo que desde luego me cuesta expresar con palabras. Su relato me desconcierta y me saca aún más de mi ingenuidad cada vez que avanzo y que conozco más a los personajes que ocupan una posición en el tablero y que desempeñan una función en especial. Todos y cada uno de nosotros tenemos nuestros objetivos, intereses, inquietudes, pero no la misma entereza para aderezar nuestros actos de una manera más o menos sincera y bondadosa.

Me gustaría pensar que existe algún otro “atrapado” como yo que también experimente este tipo de reflexiones después de su lectura. A veces me encuentro en mi enfrascamiento mental – que tampoco sé si realmente me merece la pena – con este tipo de análisis que rozan la Filosofía o la Ética y el mundo de las personas y las sociedades.

Hace unos días tuvimos la gran suerte de poder asistir a una charla de la Doctora Jane Goodall. Como invitada especial de la NTU, esta hermosa mujer compartió con su público las historias de sus comienzos cargados de su pasión desmedida por el mundo animal y un interés por conocer África. Su madre ha sido quien desde la niñez ha ayudado a la primatóloga a luchar por sus sueños, creer en su espíritu compasivo por los animales y comenzar la aventura que, tras muchos años de estudio, trabajo y esfuerzo, la hacen una de las mujeres más legendarias en el contexto del activismo y la defensa de los animales. Emociona escucharla, pues su voz es dulce y emana amabilidad y ternura. Las fotos y vídeos que muestran su recorrido profesional, en el contexto principal de la Naturaleza, te enseñan que es cierto el lema que ella defiende en la actualidad:

Cada individuo es importante, cada individuo tiene un rol a desempeñar, cada individuo marca la diferencia.”

Así lo comentaba en esta conferencia cuyo objetivo principal era sembrar la conciencia de las buenas acciones con y para nuestro entorno. La educación sin duda lo es todo, y muchos de los allí reunidos nos reafirmábamos escuchando las palabras que quizás para algunos eran nuevas. Porque es verdad que las sociedades son complejas, que los individuos vivimos en una red de interacciones que a veces crean beneficios individuales o comunes, pero a veces es todo lo contrario. Se invierte demasiado en el egoísmo y en el “da igual” para degenerar en la desconfianza, en las malas artes, en el interés, en la ambición… Hasta llegar a los casos en los que el interior de algunas personas está completamente corrupto.

Jane Goodall insistía en que es necesario que las personas inviertan en alimentar la conexión entre mente y corazón para poder potenciar la bondad humana. Nuestras acciones requieren de ello, a veces basta con el ejemplo de unos pocos para seguir creyendo que hay quienes están ahí fuera luchando por hacer las cosas bien… Y no sentirse vacío y solitario.

Bien. Todo suena muy bonito. Suena a discurso emotivo cuando alguien quiere dar esperanza a los demás y montarse a caballo para combatir todo lo que nos hace menos compasivos. Suena a que seguimos viviendo en un mundo con muchos conflictos, choques, intereses y demasiados despropósitos. Recientemente hemos sido testigos de cómo la carencia de amor y la falta de respeto ha sembrado la disputa entre el mundo islámico y las mentes de occidente. O no sabría como expresarlo mejor. El caso es que no quiero meterme en el debate infinito porque prefiero dedicar mis energías a otros asuntos que lo necesitan más. No obstante, me gustaría compartir este enlace que puede ser bastante útil para saber diferenciar y analizar la información que nos llega:

Reza Aslan – Islam

 

 

Huelga decir que como expatriada me encuentro viviendo una realidad diferente a lo que hasta hace un año había sido mi mundo cotidiano. Sigo enriqueciéndome de lo que el Sudéste Asiático me ofrece, sobre todo en un país con tantas culturas y religiones. De ahí que me pare ante este tipo de vídeos.
Sigo estando triste e indignada. Estoy molesta de la misma manera que en ese caminar que empezó antes del 15M, que continuó a ritmo de batucada por las calles de Madrid en un San Isidro diferente y que hasta la fecha de hoy en día perdura en todos los que queremos que las cosas cambien y mejoren.

Miramos para dentro, para casa. Miramos pensando en nuestro país, centrando la reflexión para poder pensar en nuestra patria como algo que merezca la pena. España, ya os lo digo yo, tiene muchas cosas buenas a pesar de todo lo malo. Pero no es suficiente para que este tipo de lecturas, procedentes de personas que poseen una crítica muy potente de nuestra cultura, se hagan tremendamente duras y puedan alterar hasta la conciencia más tranquila:

“Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.

Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un  partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones sin importar los que haga alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan de una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura. Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional. Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las diez más antiguas de Europa, pero,sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir. Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que, sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas. Mediocre es un país donde la brillantez de otro provoca recelo, la creatividad es marginada – cuando no robada impunemente – y la independencia sancionada. Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que en u 48% de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.

Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza. Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconado la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad. Es mediocre un país, a que negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.”

– Antonio Fraguas de Pablos (Forges)

Me puede lo visceral y me revienta reconocer que esto sucede. Aunque también creo que las ideas en paralelo avanzan, que existe un grupo de personas muy amplio que se encuentra fuera de este análisis. Por suerte albergo la esperanza de encontrarme con un cambio, un suceso que marque un antes y un después capaz de espantar a la sociedad tradicional, casi feudal, en la que la dominación por parte de unos y la sumisión por parte de otros concluya. Es hora de que muchas, ¿cómo llamarlo?… ¿Costumbres? ¿Tradiciones? ¿Rutinas? Cambien, prescriban, desaparezcan. Y sigo insistiendo: ello sólo es posible con la Educación y las ganas de aprender, sin importar la edad que se tenga.
Tenemos el poder de elegir si queremos formar parte de ese grupo de personas cuyo interés es noble y leal para apartarnos de las propias manías que subyacen en nosotros y que nos hacen imperfectos, pues lo somos. En nosotros está la posibilidad de aprender de los errores, escuchar las sugerencias y abrir la mente para reconocer que somos capaces de adquirir una consciencia más equilibrada para nuestro entorno. Somos capaces de muchos logros, para bien o para mal el camino está por delante y las utopías sirven para caminar aun en las condiciones más adversas.

 

Me sigue inspirando la lectura. Lectura que desconcierta hasta al más clarividente. Me sigue inspirando Canción de hielo y fuego a medida que avanzo con los libros. Sus relatos y la complejidad de sus personalidades duales, contradictorias, que evolucionan y demuestran que todo es incierto a la par que posible. Los elementos de la sociedad preparados para desempeñar un papel y la importancia de su cometido. Por ello, me gustaría compartir este enlace de un documental que he visto recientemente y que también me ha hecho reflexionar. No dejéis de verlo, porque desde el año 2006 los “medios de desinformación” y los responsables políticos nos lo han ocultado:

Ciutat Morta > English version

Nada más que decir en esta actualización bastante densa. Para acabar me quedo con profesionales como César Bona que representa a muchos amigos profesores que se encuentran en la “primera línea de batalla”, expresión que desde pequeña he escuchado decir a mis padres cuando se referían a este gremio, pues son los maestros de la esperanza. La nuevas generaciones de pequeños proyectos nos relevarán y muchos tenemos un especial interés en que el mundo sea un buen lugar para vivir, sobre todo por ellos.

Reminiscencias del fin de semana pasado a modo de foto: BBQ-Paella en casa de Tania y Rafa 🙂 Me tiraría horas y horas con Alexandra, una florecilla de tan sólo dos años que se hace querer… Al igual que muchos buenos amigos de este lugar que poco a poco empieza a hacerme sentir que lo echaré de menos. Ayer celebré mi farewell party aderezada por el toque familiar de la SAMBA.

Viva o Samba 2015 o lo que es tener un festival de música en pleno centro de Singapur, organizado por uno de nuestros mejores amigos: el mestre de Samba Masala, líder de Wicked Aura Batucada, Idham Budiman 🙂 ¡Toda una SUERTE!

Con Alexandra

Hasta pronto familia ❤

Mariposa superlativa

Anuncios

Autor: wailabel

Un rincón muy personal para compartirme con todos los que tengo lejos... Aquí podréis conocer más de mis aventuras, pensamientos y emociones. Podré dejar mi huella emocional a lo largo del tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s