wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir

“La guse de les mances”

Deja un comentario

 

Manzanitas

SoundSystem

El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma.”

– Aldous Huxley

Se apagaron las luces de cabina. Comenzamos el descenso. Mientras me fijo en la pequeña luz que señaliza el extremo del ala del avión, me doy cuenta de que por debajo de una profunda oscuridad y una mágica luna creciente aparecen miles de pequeñas luces que representan hogares, comercios, oficinas… Bienvenidos a Londres.

Han tenido que pasar 5 años para que pudiera volver a descubrir una de las ciudades más inmensas del mundo. La capital de Reino Unido ha sido además el lugar para reencontrarme con una de las personas de mi vida. Irene lleva allí desde septiembre de 2014 trabajando como enfermera en el Royal Hospital London. Parece que después de mucho esfuerzo y trabajo ha vuelto a encontrar un lugar en el que desarrollarse como la buena profesional que es, acompañada en casa por un excelente compañero de aventuras y en el hospital por profesionales que se encargan de cuidarla mucho. Cuando a mi alrededor encuentro que las personas tienen éxito en sus respectivos proyectos de vida me alegro profundamente; huelga decir lo feliz que me siento cuando se trata de alguien a quien directamente puedo considerar como una hermana para mí.

A su vez, el fin de semana del 21 de noviembre pudimos encontrarnos con un buen compañero de la aventura ICEX en la ciudad del río Támesis. Uri es un verdadero conocedor de la ciudad y nos encantó compartir los ratitos de té y tertulia a lo largo del fin de semana. En contra de todo pronóstico, hemos tenido buen tiempo y nos ha acompañado el sol a la hora de descubrir el maravilloso mercadillo “Portobello Street Market” en el famoso barrio de Notting Hill, o el magnífico parque de “Hampstead Heath”, siendo este páramo uno de los más grandes y antíguos de Londres. No hemos prescindido de una clásica visita por Oxford Street o Covent Garden, lugares muy iluminados por la ya presente atmósfera navideña. Un viaje para compartir buenos desayunos, trayectos por the Tube o paseos llenos de variedad étnica con quienes son nuestros amigos.

Hampstead Heath

Llegando a Kenwood House en Hampstead Heath

 

No sólo ese fin de semana pudimos disfrutar de reunirnos con amigos. También hemos tenido la oportunidad de conocer y compartir otro gran destino como lo es Budapest con Javi y Jorge, antiguos compañeros de piso de Chabi cuando allá por 2011 vivían en la Calle Magdalena (Madrid). El fin de semana del 14 de noviembre he visitado un nuevo país… ¡Mi primera visita a Hungría ha sido una maravilla! No descartamos volver a organizar otra reunión para disfrutar de una ciudad que puede presumir de tener las calles llenas de una atmósfera jóven, muchos establecimientos bohémios, edificios clásicos, multiculturalidad… Quien no conozca esta urbe se pierde una capital que no te deja indiferente. Mucho menos si te apetece pasártelo bien, beber cerveza a buen precio, y conocer otra parte de Europa.

Panorámica Budapest

Una reunión M345 que se pasó volando porque disfrutamos mucho del buen tiempo para hacer actividades tan simples como lo son pasear por la ciudad, charlar de nuestras vidas, salir de fiesta, o comer bien. Nos encanta compartirnos con estos chicos, ¡os queremos mucho! ❤
Es siempre una suerte poder lidiar con la distancia de esta manera, invirtiendo nuestro tiempo y dinero en planes que siempre van a quedar para el recuerdo. En nada disfrutaremos del gathering navideño con más integrantes de este equipo, esta vez en el auténtico “cuartel”  madrileño. ¡Nos vemos homies!

Budapest

A pesar de empezar casi por el final, desde hace muchas semanas no actualizaba y quizás sea el momento de compartir lo que ha sido el mes de octubre y mi despedida de Dresden. De nuevo escribo desde la bonita Viena, a la luz de las velas 🙂

En nuestra visita a Praga en el fin de semana del 3 de octubre ya empecé a trasladar parte de mis cosas. Tal es así, que Chabi se ha convertido este último mes en un ayudante imprescindible. Además de visitar esta ciudad que siempre ofrece una atmósfera llena de belleza, comencé a pensar en la despedida de Alemania tras casi 7 meses trabajando en un destino que nunca hubiera imaginado. La visita a la capital checa nos ofreció además un fin de semana muy soleado para poder sentarnos tranquilos a observar los lugares realmente concurridos por los miles de turistas que cada año pasan por la ciudad. Pasear por las calles a veces se hace tedioso con tantas personas pero, al fin y al cabo, es totalmente entendible ya que nadie quiere dejar de disfrutar de una de las metrópolis más bonitas del mundo.

Allí también nos encontramos con amigos como Isa, quien ya lleva viviendo en Praga unos cuantos años a la vez que realiza su doctorado en Químicas. Un buen desayuno en una cafetería de Dlouhá o comer en lugares como “Lokal” son planes de fin de semana que saben a gloria. También conocimos a Mario, un amigo de la jefa de Chabi que también reside en la ciudad mientras se saca sus estudios en Empresariales. Planes sencillos pero necesarios para desconectar y encontrarnos a mitad de camino. Hasta la fecha habíamos esperado a que la República Checa fuera un lugar de reunión.

Aquí una imagen que nunca me cansaría de ver… El Castillo de Praga y el Puente de Carlos. Que nadie se pierda este fantástico lugar.

Praga

Como bien he dicho, la República Checa es un país que hemos reservado hasta el final para visitarlo y para también poder encontrarnos los fines de semana. Al estar cada uno viviendo en Alemania y Austria, la opción de encontrarnos en diferentes puntos del país vecino ha sido desde el comienzo de esta aventura la mejor alternativa. Sin prisa pero sin pausa, el siguiente fin de semana del 10 de octubre decidimos hacer otra incursión por esta tierra, y aproveché esta segunda ronda para efectuar otro traslado de pertenencias que Chabi llevaría a Viena. La ciudad de Mendel, Brno, fue otro acertado lugar de visita.

Gracias a las fantásticas recomendaciones de Micky, quien estuvo su año Erasmus allí mientras yo trabajaba para la ORI en la Facultad de Biología de la Universidad Complutense, no dejamos de conocer lo mejor que esta pequeña pero muy agradable ciudad ofrece. Un lugar de estudiantes, rincones llenos de curiosidades, edificios tradicionales, alrededores verdes, y se podría decir que la cuna de la Genética. Quizás no sea un lugar famoso o muy señalado en el mapa, pero desde luego que para quien recorre Centroeuropa puede ser una parada interesante a tener en cuenta. Brno nos gustó también mucho y, como no, nos sirvió para pasar otro fin de semana juntos. Yo además pude visitar el “Mendelovo Muzeum” como buena friki bióloga, y descubrir en un escaparate que siguen vendiendo la hucha que de pequeña esta gusanita de la manzana (como así me llamaban mis padres) utilizaba para guardar sus ahorros 🙂 Muy cuky…

Brno (2)

Los famosos guisantes de Gregor Mendel

Así, entre viajes y visitas, pasaban las semanas de octubre y la cuenta atrás para dejar el laboratorio se hacía cada vez más inminente. Semanas de un incesante ritmo de trabajo para dejar muchos experimentos acabados, y así poder cerrar un capítulo de mi vida.

La verdad es que ahora, analizando este periodo de cuenta atrás con un poco más de perspectiva, todo ha sucedido demasiado rápido. Quizás sea la mejor manera para que las cosas ocurran sin tener mucho tiempo para pensarlas. Como se dice, “sin anestesia”, así ha sido este tiempo de descuento en una etapa profesional en la que he aprendido mucho. Sobre todo he aprendido a estar sola, a tener que asumir muchas responsabilidades de trabajo, tomar decisiones cuando el jefe no está, encargarme de gestionar nuestros recursos, ser esa cara visible que interacciona con los demás, en resumen, he aprendido a “tirar del carro” cuando quien lo debe hacer no puede.

Ha sido una etapa cargada de altibajos emocionales en el entorno laboral, que se han hecho inexistentes puesto que no podía compartirlos nada más que con aquellos que han estado conectados a mí. He de reconocer que gracias a la tecnología y a las redes sociales he podido descargar parte de todo lo que por dentro de mí se removía. Mis padres, Chabi, mis compañeros del laboratorio del Instituto Cajal, mis amigos repartidos por el mundo… Gracias a vosotros y a mis queridos Universos un lugar como Dresden ha tenido ese punto dulce y necesario para el día a día. Un toque de realidad para saber que nuestro destino también lo escribimos nosotros, por muy diferente que parezca a como quisiéramos que fuera.

En la recta final pudimos hacer una tercera entrega de pertenencias a través de una conexión muy especial que preparamos con meses de antelación. El fin de semana del 17 de octubre visitamos a un buen amigo de Chabi que vive desde hace unos años en Utrech. Otra escapada de fin de semana para cerrar la temporada de casi 10 meses viviendo separados. Esta preciosa ciudad, junto con la visita al Chino, se hizo también super amena. Resulta que ese fin de semana había un festival de cerveza al lado de la casa de nuestro anfitrión. ¡Así sí! Da gusto empezar el fin de semana tomando una cerveza el viernes por la noche mientras los expatriados nos ponemos al día de nuestras vivencias. Ley de vida. Nos pasa con todos nuestros respectivos amigos.

Utrech es otra ciudad que desconocía y que realmente me ha parecido alucinante. Es verdaderamente coqueta, cómoda, sencilla. Con encanto, la ciudad puede presumir de sus calles adoquinadas llenas de tiendas con escaparates altamente decorados, establecimientos de muchos tipos de productos, mercados callejeros, edificios coloniales… Por no mencionar la cantidad de canales que le dan una atmósfera única (ese toque especial que se puede encontrar en Holanda). Salvo por su tiempo que normalmente no es muy bueno, sería sin duda un lugar donde no me importaría vivir al menos un año. Para rematar el viaje, que además coincidió con otra visita de un buen amigo del Pablo, hicimos paella y nos supo de maravilla. Una prueba de ello 😉

Utrech Paella

¡Vaya! ¡Se me ha hecho tarde! Tengo que preparar muchas cosas que a fecha de hoy me mantienen activa. Aunque no trabaje, no dejo de tomar la iniciativa por contactar con muchas personas de diferentes ámbitos que aquí, en Viena, pueden abrirme un mundo de posibilidades a la hora de seguir aprendiendo. No me aburro en casa. ¡No dejo de tener que hacer gestiones!

Esta actualización, que puede que quede incompleta, continuara… Seguimos el ritmo maravilloso de poder contar nuestras historias.

Mariposa levantando el vuelo

Anuncios

Autor: wailabel

Un rincón muy personal para compartirme con todos los que tengo lejos... Aquí podréis conocer más de mis aventuras, pensamientos y emociones. Podré dejar mi huella emocional a lo largo del tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s