wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir


Deja un comentario

Choose Life

Pequeno-almoço Jeronymo

Soundsystem

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”

– Mark Renton, Trainspotting

Brilla el sol y jarrea mientras disfruto de este momento de expandirme con palabras, mientras la música me acompaña, y libero todo lo que no debo dejar dentro. Como si de un instante mesiánico se tratara, la luz invade esta habitación en el hogar que me acoge cada día al despertar y al llegar del trabajo. Pues son los constrastes claros y oscuros capaces de permitir apreciar todo más.

Hoy quisiera dedicar algo de tiempo para hablar de las paradojas de la vida, ¿quién no se ha encontrado inmerso en una de ellas? Hace unos años, en una visita veraniega a casa, podía escuchar el testimonio de uno de mis mejores amigos acerca de una experiencia que había tenido cercana a la muerte. Adrián se encontraba caminando por la calle cuando un coche se aproximó a gran velocidad, giró, y produjo un derrape que acabó en una pirueta que por poco le cuesta la vida. El vehículo pasó extremadamente cerca de él y su capacidad para reaccionar, apartarse, y agacharse le permitió salvarse de lo que podía haber sido un final fatídico. Los dos ocupantes, imprudentes, acabaron chocando contra un conjunto de bolardos y, posteriormente, sufrieron las consecuencias de que la policía apareciera en la escena.

Suena a milagro. Recuerdo ver en la cara de él esa expresión de haber vivido en primera persona un gran susto. No obstante, lo que más me impactó fue que precisamente él acostumbra a generar niveles de adrenalina bastante elevados en cada aventura diaria en la que se adentra. La vida de Adro es una completa noria llena de un gran recorrido de subidas y bajadas. Cualquiera que le conozca sabe de lo que estoy hablando. Le queremos por toda esa magia caótica que desprende con su participar en nuestras vidas.

Relacionando lo que puede ser un vivir organizado con uno más espontáneo, nada tiene que ver en la predisposición de las personas a evitar éste tipo de escenários en los que todo pende de un hilo y nadie tiene realmente el control de la situación. El azar lo es todo, junto con el instinto de cada uno.

Yo os tengo que confesar que hace dos fines de semana volví a nacer. Tuve un especial rebirth en las aguas del río Tejo, con las vistas al hermoso barrio de Alfama y el sol brillando en el bonito cielo de Lisboa. No todos los días se experimenta lo que es literalmente estar con el agua al cuello, debajo de una pequeña embarcación de vela ligera, con la cabeza en ese espacio central que forma una cavidad, y con un conjunto de cabos enredados en la intersección de la rodilla para impedirte apenas moverte. Una experiencia cercana a lo que es ahogarse y que por suerte acabó en susto. Pues bien, la mala suerte existe y los accidentes ocurren. Suceden en los momentos más inesperados en los que aparentemente está todo bajo control. Una caída a causa de un resbalón; un golpe a causa de un mal cálculo de la distancia; un atragantamiento debido a una ingesta apresurada. Tomen nota amigos de lo más importante de todo. La vida es puramente lábil, sujeta al mínimo cambio en cada segundo. La vida es frágil hasta puntos insospechados. Todos estos pensamientos se repitieron, que a menudo los tengo, mientras tomaba aire y descansaba en la zodiac tras el incidente. Miraba el paisaje de la rivera de la preciosa ciudad donde vivo, a la vez que empezaba a desaparecer la sensación de mareo por la falta de aire y el nudo en el estómago por la inmensa cantidad de adrenalina liberada. Sin duda, la droga más potente para nuestro cuerpo que nos permite reaccionar estoícamente en situaciones que aparentemente son complicadas de manejar sin ese extra neuroquímico. Pruebas de guerra:

Accidente

Así viví el pasado 11M, una fecha fatídica para el conjunto de los españoles, pero también una fecha para celebración de otros, pues ese día fue el cumpleaños de Paloma, mi suegra, ya parte de mi familia. Ese día también quedaba a una semana de la muy esperada vuelta a España de Chabi. Una semana para la primera visita de mis padres a mi nuevo hogar. Unos días previos a una ya planificada noche de cine con los compañeros del laboratorio, pues desde hacía varias semanas se comentaba el ver Trainspotting 2.

Puede sonar a tontería, pero 20 años después del estreno de la primera película, el descubrir el buen trabajo con la secuela fue también abrumador. Yo elijo la vida de la que el personaje principal habla. En un momento de la película conecté con lo que es nuestra realidad cotidiana, pues en el largometraje se vuelve a analizar lo que gran parte de la sociedad acostumbra a hacer y, sinceramente, me quedo como estoy sin quejarme de nada. Agradezco que siempre, en cada entrada que puedo, en cada conversación un tanto filosófica que tengo, en cada terminar de cenar con Cândida, agradezca por tantas cosas que me permiten vivir como vivo.

La vida es de color de rosa. Sigue estando llena de colores, sensaciones, ocasiones para mi particular entusiasmo que acostumbra a estar aderezado de serotonina y dopamina, más neurotransmisores estimulantes para nuestro cerebro. Lo siento por aquellas personas a las que no les he contado nada, pero no he querido alarmar más que a aquellos que están más encima de mí. Gracias a mis compañeros de trabajo y amigos cercanos por preocuparse y ayudarme a canalizar todo lo que ha sido este episodio. ¿Os podréis creer que no fui capaz de soltar ni una sola lágrima hasta el día de después?

Podréis imaginar que ahora, ya más entrada en años, el tener un accidente de estas características no sea como cuando he tenido otras eventualidades en las que mi vida ha corrido peligro. A su vez, me ayuda a reafirmarme en las decisiones que tomo cuando dedico tiempo de mi existencia a todos los momentos importantes para compartir con las personas que quiero.

En estas semanas de atrás, especialmente en el mes de febrero que en este blog brilla por su ausencia (admito que no he dedicado tiempo para escribir ninguna entrada), he podido disfrutar de muchas actividades que me llenan. Resumiendo lo que ha sido mi vida en Lisboa, la diversión aparece con las clases de vela ligera (angustias aparte), los workshops que se organizan en la Fundación Champalimaud para los científicos que trabajamos allí, nuestro primer AR in a BAR de divulgación científica, o las visitas que poco a poco aparecen con cuentagotas.

JuanLu y Chus han venido el pasado fin de semana para conocer de primera mano cómo vivo aquí. Belém era una zona desconocida para ellos, y han quedado encantados con todo el conjunto cultural que me rodea, fundamentalmente con la arquitectura de los múltiples monumentos que hacen de este lugar un espacio para caminar y encontrarse con una de las partes más hermosas de la capital. Hemos celebrado esta “aventura marinera” con una mariscada increíble. También me han acompañado en el Mercado de Algés en una jornada conjunta con algunos compañeros de trabajo que forman parte del departamento de Scientific Communication, un ámbito en el que en el futuro me gustaría desarrollarme profesionalmente. Hemos tenido desayunos en buenas pastelarias portuguesas, comidas y cenas en restaurantes típicos de la zona, momentos para estar en casa con Cândida, una visita a los entrenamientos de la Escuela de Arte Ecuestre, etc. El tenerles cerca es sensacional. Mi relación con ellos ha evolucionado con el paso de los años (así la siento yo), y los abrazos resultan diferentes. Me encantó poder enseñarles mi centro de trabajo aprovechando que el lunes era festivo por el día del padre. Fue un momento muy importante para que de verdad pudieran entender que la calidad de vida que tengo es muy buena, que pueden estar tranquilos a pesar de los kilómetros que nos separan, pues yo entiendo lo que debe ser para ellos la distancia que siempre nos separa. Estoy deseando que las visitas se sucedan y puedan venir a verme todas las veces que puedan.

 

 

 

 

 

A la contra, tanto en febrero como en marzo he podido hacer escapadas a Madrid para  ir al concierto de Kase O, celebrar el 65 cumpleaños de mi padre e invitarle a un brunch bastante especial, pasar un viernes con mis amigos para tomarnos unas cervezas, ocuparme de gestiones importantes en mi vida como lo son el doctorado o los papeles para tener nuestro libro de familia, la visita a los compañeros del Instituto Cajal para comer todos juntos, la despedida de soltero de otro de mis mejores amigos en compañía de más mejores amigos, etc. Algunas buenas pruebas de ello que me gusta compartir por aquí.

Como ya he mencionado, estoy empezando a participar en grupos de trabajo centrados en  la transmisión de lo que acontece en la parte de investigación de la Fundación Champalimaud. En esta entrada he querido añadir una noticia que se publicó hace poco en Agencia SINC y que sirve como ejemplo de lo que hoy en día se considera comunicación científica, una tarea educacional pendiente en nuestra sociedad.

¡Y parece mentira! Estoy muy emocionada e ilusionada… En cuestión de días podré finalmente reunirme con Chabi después de más de 5 meses sin vernos en persona. Va a ser un momento muy especial. Aunque ahora por cuestiones del destino haya acabado regresando a Viena por un par de meses, le tendré finalmente por Lisboa. ¡Espero! Ahora su interés en los mosquitos le acerca a la ciencia y prepara hacerse un huequecito en el laboratorio, a otro nivel que digamos, pero que nos puede permitir estar cerca el uno del otro. Próximamente tendremos noticias que contar. Aquí la prueba de su llegada a España el sábado 18 de marzo de 2017 en su último vuelo (Shanghai-Moscu-Valencia), con uno de nuestros mejores amigos:

Chabi y Javi Valencia

Para ir acabando, entiendo que ha sido una entrada diferente, quizás menos emocional que otras. Más dura y distante. Una entrada con reflexiones puras y duras que son necesarias con el paso de los días. A su vez, sin tener perspectiva del tiempo, uno no puede apreciar en frío lo que realmente ha ocurrido. Con la distancia uno subsana esas heridas que pueden quedarse en temor y pánico. Vivir es también entender el propio valor del presente, a veces alejado de nuestra mente, y darle sentido con momentos de miedo que te despiertan y te alejan de nimiedades en las que los humanos la mayoría de las veces ocupamos el tiempo y la energía.

Aquí también comparto un curioso artículo que explica lo que quizás durante muchos años representa, en determinadas ocasiones, la escritura para mí.

Monumento aos Descobrimentos_2

Para acabar, las fascinantes vistas desde el Monumento a los Descubridores. Aquí os espero, pues sois todos bienvenidos. Desde lo más alto de Belém la aventura en el Tejo continúa.

Mariposa renaciente 🙂


Deja un comentario

¿Sabes qué? Te quiero

Peny

Soundsystem

“El hombre es la especie más insensata. Venera a un Dios invisible y masacra una Naturaleza visible, sin saber que esta Naturaleza que él masacra es este Dios invisible que él venera.”

– Hubert Reeves.

“El que quiera conocer la historia del mundo debe mirar el mar en una noche de tormenta.”

– TIFÓN, Joseph Conrad

“I believe that the only true religion consists of having a good heart.”

– Dalai Lama

Así me mirabas. Así te llevo yo. Así te recuerdo. Así apareces. Así nunca faltas. Así es tu foto…

El tiempo se detuvo, como tu latir. Para ser una bolita peluda y gorda durante los últimos años de tu vida, te quedaste reducida a nada. Un saquito de huesos ligero, lleno de ternura, que apenas emitía calor. Tu aliento, tu mirada, tu leve runruneo, tu voluntad por demandar afecto hacía de la realidad un escenario triste y duro de llevar. Has seguido siendo tan linda y adorable como en el mejor de tus días. Ver esa degradación rápida e intensa, como cuando se produce en las personas, fue el verdadero calvario. Ha sido muy duro despedirme de ti dos días antes de que murieras. Pensar y saber que la próxima vez que regresara a Madrid entraría a casa y no te encontraría como tantas veces fue un ejercicio desolador. Asimilar que esa iba a ser la nueva rutina me partió el corazón.

peny_ultima

Has sido mi niña desde que llegaste a casa. Recuerdo tu primera noche tras recogerte de la calle, cuando tenías 2 meses y eras un bebé. Un animal rescatado de aquella esquina de la calle de la que hoy en día siguen saliendo más gatos. Fuiste la “elegida” mi querida Peny. Has sido de lo mejor que me ha acompañado y acompañará en esta vida, como Cuca. Y aunque parezca estúpido, porque evidentemente esto solo tiene sentido para mí, te escribo y te confieso que te echamos mucho de menos. Yo personalmente desde que me fuera en 2014 a vivir fuera de España.

peny_2

Te recordamos cada día, pues los compañeros de vida y de hogar dejan su energía, su espacio, su lugar. Dejan la alegría de llegar a casa y escuchar un “marramiau” nada más aparecer por la puerta. Echo de menos pasar a tu lado, mientras dormías, para poder observar la placidez con la que vivías. A veces notabas mi presencia y nunca dejabas de saludarme a tu manera. Extraño la candidez de sentarme en el sofá para estar acompañada por un motor de energía que te dice que está feliz. Ese efecto es por definición reconfortante. Todos estos casi 17 años han sido así. Los animales tenéis ese don de hacerlo todo mejor, más llevadero, menos contaminado, más puro, menos agresivo, más leal, menos cínico, más noble… Más inocente. Sois esa mágica figura del mundo natural, del que tantas veces pensamos que no somos parte, con la que poder vincularse y aprender a respetar, a ser más humildes, a desapegarse de otras cosas, y limitarse a observar.

Pasa el tiempo. Llevamos ya un mes sin tu presencia querida gatita. El 20 de diciembre de ahora en adelante será una fecha triste en nuestros calendarios. Yo vivo inconsciente de todo pues mi situación personal lejos de casa me ha bloqueado y me defiende ante tu ausencia. A todo este sentir, le sumo que llevo también 3 meses con mi querido Chabi en la distancia. Pero también me ayuda el hecho de estar viviendo en Lisboa. No me quejo, ¡el tiempo vuela! VUELA. El tiempo brilla aquí. Con las lágrimas amargas que surgen del padecer por nuestros seres queridos aparecen también buenos momentos que se suceden en estos meses en Portugal. Así alegro mi vista jornada a jornada, con las imágenes que forman parte de los dos y ocupan las paredes de mi habitación. Así es imposible no sonreír a la vida.

chairen

En el laboratorio todo marcha bien y mis compañeros son mi gran compañía durante la jornada laboral. También los fines de semana. Poco a poco empezamos a coger ritmo, asimilando nuestros roles y deberes. Sin quererlo tenemos ya una inercia que va in crescendo. Seguimos descubriendo cada día nuevos detalles y curiosidades. Conocemos siempre a nuevas personas, nuevos proyectos, nuevas ideas. Al fin y al cabo de eso trata nuestro trabajo. La investigación me gusta bastante porque es un mundo en el que puedes sumergirte hasta límites insospechados. El tiempo vuela y es atractivo desde el punto de vista que te exige estar constantemente informándote de las novedades, desarrollando nuevas ideas, encontrando posibilidades con las que resolver los problemas. Digamos que estoy empezando un “videojuego” con un montón de multipantallas que requieren ser superadas poco a poco, algunas en paralelo, para que todo avance con sentido.

Sin duda lo mejor es poder trabajar y desarrollar mi carrera profesional en un lugar como éste, donde observamos puestas de sol diferentes cada día en un océano tan precioso como lo es el Atlántico. Recarga las pilas hasta en el día más ajetreado.

champalimaud-center-for-the-unknown

Como explico, hay buen ambiente en nuestra comunidad. Antes de acabar el año tuvimos una comida organizada por los jefes de laboratorio. Eduardo y Christa, los dos responsables de nuestro equipo fusionado de futuros expertos en materias como “Cell Competition” o “Neural Stem Cells”, nos llevaron cerca del mar. El restaurante Bérrio está localizado en un emplazamiento único. Yo estuve muy contenta con la invitación al tratarse de un sitio muy marinero que digamos. La historia cuenta que fue en este mismo lugar donde llegó una de las tres carabelas de la expedición de Vasco de Gama que regresaba de la ruta que descubrió la India. En su honor le pusieron el mismo nombre, el de la primera embarcación superviviente a tal aventura. Allí se puede disfrutar de comida de bastante nivel junto con unas vistas espectaculares. ¡Qué mejor manera de despedir el año laboral! He aquí un bonito recuerdo.

restaurante-berrio

Quisiera compartir mi presente con todos. Estoy muy ilusionada con poder tener visitas este nuevo año 2017. Como soy una chica con suerte, la primera de ellas ha sido en el puente de diciembre de 2016 🙂 Marta decidió utilizar esos días festivos por tierras españolas para acercarse por segunda vez al puerto de la buena luz. ¿Sabéis de donde viene el nombre de Lisboa? Los romanos a su llegada a esta costa apreciaron la claridad constante del cielo azul, despejado, que acostumbra a tener la ciudad. Un plus si eres madrileño, sabiendo lo positivo que eso puede llegar a ser en tu día a día. “Lux bona” o luz boa. Y como siempre, Marta se apunta a cualquier plan. Hemos experimentado un viernes muy científico, un sábado muy turístico, y un domingo muy familiar. Ella ha sido mi primera invitada en Champalimaud Center for the Unknown. Conoció a muchos compañeros que allí trabajan, las instalaciones, mi querida Drosophila melanogaster, el zebrafish (visita especial con el Juli), y nuestro alucinante microscopio confocal propiedad del grupo de Cell Fitness.

La Feria Da Ladra, las calles de Alfama, los vinhos verdes, las antiguas mercerías, los paisanos portugueses, el helado en Davvero, los pasteis de Belém (estoy muy satisfecha de que finalmente los degustaras), el atardecer en la playa de Carcavelos… Por fin alguien DE CASA con quien poder compartir estas pequeñas tonterías que me hacen feliz. No solamente han sido los lugares, sino también las personas que tengo cerca pudieron hacerse cargo de mi invitada. Mi compañera de casa Cândida, junto con su hija y sus nietos, los cuales habían llegado a Lisboa por las vacaciones de navidad (durante el resto del año viven el Bolivia), pudieron acompañarnos en un cocido madrileño homemade que preparamos para la ocasión. Recordando todos estos días se me ha hecho corta tu estancia. Te espero aquí tantas veces que quieras porque el tiempo fue WUNDERBAR y tu presencia es simple y llanamente perfecta ❤ Gracias por hacerte querer tanto.

zebra_fish

carcavelos

candida

Como de aniversarios y fechas va todo, hoy se cumplen 3 años desde que empecé a escribir en este blog. Tres años (que se dice pronto) fuera de casa, siendo una ciudadana del mundo que constantemente va mudándose de un lugar a otro. Y aunque estas navidades he aparecido poco, espero aparecer más en vuestras vidas. Viviendo cerca, a una hora en avión, todo es más llevadero. No hay nada como volver allí y estar como siempre. Nunca me cansaré de decirlo. Las raíces son profundas, como las de los bonitos árboles que surgen en los paseos a caballo que se hacen ya sagrados para mí. “El siguiente es Mega”. Esa ha sido la frase que más me ha impactado en las últimas semanas, pues mi padre no se equivoca y yo tengo un nudo en la garganta de solo pensarlo. Intentaré pasar tantos fines de semana como me sea posible en Piedralaves, lugar que me reconcilia con todo lo que me hiere.

piedralaves

Parémonos todos a reflexionar. Para acabar esta entrada que siento diferente, como incompleta, quisiera deciros que no dejéis de pasar tiempo con vuestros seres queridos. No perdáis ni un segundo de vuestras vidas en otros menesteres menos transcendentales emocionalmente. Mi bendición y mi castigo: el poder conocer mundo estando separada de mis constantes vitales. Estos reencuentros en vacaciones, aunque breves y contados, han sido maravillosos. Vosotros debéis saberlo. JuanLu, Chus, Javier, Carmen, mis Sanjuaneros, Marta, Miguel, María, SIMON, Chuchy, Maya, Kay, Adro, Jorge, Primo Victor, Herms, Chumy, Mer, Helen, Freiji, Melisa, JARA… ❤

Mariposa comenzando 2017


2 comentarios

Gratitud

lisboaSoundsystem

“Cuando alguien te diga que algo no se puede hacer, recuerda que está hablando de sus limitaciones, no de las tuyas.”

– Anónimo

“The only place that true chance can occur, and where the past can be dissolved, is the now.”

– Eckhart Tolle

Vuelve el silencio, pues acabo de despertar. Tengo esa sensación de haber estado latente, inactiva, en paz. Es hora de volverme a conectar con mi entorno. Es ese sentir de cada día, ese preciso momento en el que nos encontramos en un lugar y somos conscientes de ello.

Así diría yo que se define cada mañana de mi nueva vida. Una vida que transcurre en Lisboa, donde empecé a vivir el pasado 1 de noviembre. Haciendo memoria, justo hace un año atrás empezaba un nuevo capítulo en Viena, donde me mudé con Chabi tras estar viviendo 10 meses separados. A diferencia de aquel momento de transición, en esta ocasión nos encontramos en las antípodas. Estamos en lugares del globo terrestre diametralmente opuestos. ¡No podemos estar físicamente más separados! Somos la antítesis de aquella circunstancia. Pero que no cunda el pánico  🙂 La decisión ha sido relativamente fácil. Él se toma unas vacaciones antes de iniciar una nueva rutina de trabajo, y yo me centro en arrancar el proyecto que llevo tantos años persiguiendo: el doctorado.

No encuentro la manera ni las palabras para poder expresar lo que pienso y siento después de alcanzar algo que se me resistía siempre por algún pero. Este devenir de casi 5 años se ha hecho largo y corto. Difícil y fácil. Amargo y dulce. No tendrán mucho sentido estos adjetivos que se contradicen, pero creedme cuando aquí aparecen para, con mucha ligereza, definir lo que el tiempo me ha obligado a experimentar. Una trayectoria que parecía interminable, persiguiendo un objetivo inalcanzable. Han sido muchas puertas que se han ido cerrando para abrirse nuevas ventanas. Ahora siento éstas palabras como mías. El trascurso de los años me ha permitido viajar y visitar destinos que en principio no aparecían ni en mis más descalabrados planes de futuro. Cada punto ha trascendido en mi persona, y muchas personas han participado de las diferentes etapas de este tour laboral o “Hairen en busca del PhD perdido“.

He aprendido tanto sin a penas ser consciente de ello, que hoy en día sólo pienso en la palabra gratitud. Sigo celebrando que estoy feliz con mi vida, como hasta ahora lo he hecho. Aunque esta vez sepa un poco más diferente. Sepa a conquista, premio, triunfo.

Parece que por arte de magia el universo hubiera planeado cada una de las conexiones que han supuesto esta carrera por lo desconocido. No estáis leyendo algo de Paulo Coehlo. Sin embargo, me sonrío al pensar en lo que este escritor transmite con su literatura y, quiera o no, reconozco que el destino es como dios. Ambas palabras abarcan definiciones un tanto complejas. Para mí, sustantivos perfectos que incitan a filosofar largo y tendido. Cuestiones perdidas solo aptas para aquellos atrevidos, pero que acaban dejando sin saber mucho más.

Por lo pronto me quedo con esa conexión entre muchos elementos que se han ido sumando en un puzzle de piezas con diferentes colores. Colores que representan éxito, derrota, contratiempos, tropiezos, aciertos, caídas, remontadas, cambios, comienzos, alternativas, etc. VIDA al final del día.

mirador-de-rocha

Aquí, en una ciudad muy marinera, mi existir es dulce. ¡Soy muy dichosa! Me faltan los seres queridos, los miembros de mi familia, los amigos incondicionales. Por lo demás, Lisboa es una maravilla. Es bonita como ella sola. Es vívida, alegre, bohemia. También coqueta, clásica, señorial. Es la ciudad del Tejo, el río que aporta ese espacio para expandirse y fundirse con el mar, como cada atardecer lo hace el sol que se oculta en el Atlántico. Es un regalo de la vida este paso por la Fundaçao Champalimaud, conectada a las personas y al mar. Un lugar para la investigación y las nuevas terápias centradas en la Oncología. Un espacio donde poder realizar mi trabajo, pues he pasado a formar parte de un nuevo grupo de laboratorio donde me siento muy a gusto. Todo ésto hay que cuidarlo, con el tiempo seguro que hay que afrontar momentos menos afables y poco distendidos. Pero hasta ahora el clima es muy participativo, divertido, cooperativo. ¡Somos esa comunidad de abejitas ocupadas con nuestro trabajo pero que confluyen en la colmena! Un ambiente laboral que espero que se mantenga con el tiempo, porque tengo miedo a que deje de ser tan bueno. Lo mejor de todo, sin duda, es que por fin voy a trabajar para mí misma. Vuelvo otra vez, tras varios años después de realizar el máster, a dedicar mi tiempo y energía en un proyecto que revierte en mi persona. Eso es lo que realmente quería 😀

Las moscas nos ocupan parte del día. Al acabar, regreso a casa donde Cândida me espera. Ella, ya jubilada, ha decidido aventurarse a eso de “compartir piso”. Yo en principio tenía pensado alojarme en su casa durante un mes hasta que encontrara otro lugar más definitivo, pero el recibimiento no ha podido ser mejor.

Su hija mayor vive en Bolivia junto con su familia, y la hija pequeña vive con su padre mientras termina sus estudios en la capital lusa. Esta mujer ha sido otro regalo del destino. Me siento como en casa, como si compartiera con un familiar oculto que he localizado. Un familiar que me habla en portugués y me prerara bacalhao para jantar. Tengo esta sensación de familiaridad, quizás, por carecer de todos los mayores de mi familia. Será una suma de circunstancias que hace de esta situación algo más especial. Al igual que mi querida Omaita de Dresden, ella representa ese elemento que con el tiempo adquiere un valor aun más importante: el compartir. Con ella me encuentro acompañada, y me permite durante unos cuantos meses estar viviendo esta nueva vida portuguesa. Seguiremos teniendo “pijama day” como este pasado domingo, y noches de llegar las dos a casa y contarnos qué tal nos ha ido la jornada.

mosteiro-dos-jeronimos

Como os contaba líneas arriba, la ciudad tiene mucha vida. Ahora mismo, en este aterrizaje agradable y benévolo, pero acelerado y cargado de trabajo en el laboratorio, le puedo sumar el retomar tiempo para hacer deporte, las clases de portugués en la fundación, y las incursiones de fin de semana con los compañeros de trabajo y otros buenos amigos que residen aquí. Además, he decidido retomar una de mis pasiones: la navegación marítima. Tras haber renovado el pasado junio mi licencia de PER (habilitado en vela) tras 10 años en modo semi-activo, vivir cerca del mar me brinda éste privilegio. Pronto realizaré mi inscripción en la ANL: Secção de Vela e Motonáutica. Quiero ponerme en forma en el ambiente marinero para, además, poder aprender kitesurf en verano. ¡Muchas cosas quiero hacer yo!

rio-tejo

Excesivos planes y objetivos que se suman a mi lista de actividades, ocio, y deseos para el nuevo año. Veremos en qué acaba todo, pero promete. Mientras tanto, seguiré reuniéndome todos los sábados que pueda para tomarme un delicioso helado italiano en Davvero 🙂 O disfrutar de conciertos de cantautores en lugares como la Asociación Renovar A Mouraria . ¡Sólo me queda una cosa! Encontrar una batucada y ando cerca de conseguirlo. Me encuentro en un momento de investigación total.

muraia

davvero

 

Para acabar quisiera compartir las experiencias que durante éstos meses de atrás me han llenado inmensamente. Septiembre y octubre han estado cargados de acontecimientos importantes que han merecido mucho la pena.

Por un lado están las vacaciones de Ibiza, donde además he vivido un momento único en mi vida… Especial porque llegó ese día en el que Chabi volvió a dejarme sin palabras. Preparó una red de contactos y planificó una pedida de mano muy familiar, especial, única. Tras la llegada de la sorpresa el miércoles 7 de septiembre, parece que nos casamos. De momento estamos oficialmente prometidos, y se me hace raro pensar en este estatus. Lleva siendo mi marinovio durante unos cuantos años, especialmente desde que dimos el gran salto al Sureste Asiático en busca de trabajo y aventuras tras pasar más de un año de convivencia en Madrid.
La boda en cuestión ya es tema aparte, y un capítulo que debe comenzar el próximo año. Encontrándonos ahora mismo en las circunstancias logísticas en las que estamos veo yo muy inespecífico planear nada. Aunque no quita que ya haya un par de ideas para un “gran arrejuntamiento gitano”. He de confesar que planear viajes, sorpresas, o fiestas es algo que me encanta. Sin embargo, no pensaba que éste momento de compromiso tan existencial llegara tan pronto, ni en el entorno mágico que él ha elegido. Tampoco esperaba tener por testigos a mi siempre amada e irrepetible Sahara, ni a nuestra representante oficial sambista Silvia, conocida también como “La Abuela”. Chabi y yo nos conocimos gracias a Samba Da Rua, y hasta entonces tanto él como este estilo musical y cultural me han acompañado los últimos cinco años de mi vida, mientras crecía nuestro amor y nuestra amistad.

Y hablando de amistad, por otro lado estos meses se han seguido completando con el viaje a Estados Unidos para presenciar la unión de nuestros amigos Rodrigo y Lisa. Sin duda, ha sido otro gran regalo del destino.

“No hay mal que por bien no venga”. Si me hubieran aceptado en el programa de doctorado del IST no hubiera podido hacer este super recorrido por Estados Unidos que, a su vez, me ha permitido reencontrarme y volver a convivir con uno de los grupos de amigos más importantes y representativos de mi vida. Sin ellos no sería quien soy; no seguiré, pues, siendo la misma. Con ellos he crecido, he creado recuerdos, he compartido.

Cada mañana, de camino al trabajo, paso delante de colegios e institutos donde puedo encontrarme con mi pasado. Las épocas del San Juan Bautista o El Flory serán sin duda de las mejores que lleve a todas partes conmigo. Y aunque hayamos crecido, cambiado, madurado… Everything went better than expected! Nada ha podido salir mejor que estas ganas de seguir aunando nuestras voluntades para mantener ese grupo. Somos como antaño un equipo. Así definiría lo que llevamos tantos años como compañeros de vida. Por desgracia yo me he perdido tantos y tantos momentos… Sobre todo estos tres últimos años de estar fuera de casa, careciendo de la posibilidad de quedar un viernes por la noche para cenar, ir al cine, o darnos una vuelta por nuestra querida Madrid.

Sí. Todo es muy maravilloso en lugares lejanos, nuevos, diferentes, cargados de destinos alternativos a su alrededor. Pero lo que lleva uno por dentro, sus raíces, el amor, y la amistad, eso sólo es posible entenderlo cuando una se encuentra en tales condiciones. Estoy lejos, pero os quiero cerca y os echo de menos. Son éstos “momentos incesantes de bienestar”, como los del viaje a USA, los que me evocan una sonrisa al ver a los adolescentes cada mañana esperando a entrar en la puerta del instituto. GRATITUD por esta vida tan bonita que construyo con piezas de un puzzle de colores que también se hacen llamar AMIGOS.

 

Octubre acababa con una despedida después de otro gran encuentro. Fátima, Mel, Suecia. Allí fuimos Chabi y yo de visita antes de que él comenzara su viaje por Oceanía. Ellos son esa pareja de confianza con la que poder hablar de cualquier cosa, sin miedo a expresar, sin vergüenza a ser nosotros mismos y mostrar la pareja que formamos. Ese fin de semana extra en nuestras vidas ha sido muy necesario. Yo sé que sin vosotros muchas conversaciones importantes no hubieran sido lo mismo. Gracias por vuestras opiniones, por escucharnos, por el interés que siempre demostráis. Sois y seréis parte de nuestra familia también, y os lo queremos agradecer.

La visita ha estado cargada de un ambiente nórdico total, pues la cultura sueca se hace especial y también ellos tienen maravillas escondidas. Otra civilización bastante extraña y nueva para mí que he podido conocer de la mano de mis muy mejores amigos. Esperamos regresar antes o después, aunque el mundo se queda pequeño para nosotros  😉

 

Hasta aquí todo el mejor resumen que puedo hacer, sabiendo que se me olvidan detalles y anécdotas que lo hacen todo mucho más intenso. Vivo superlativa, sin cambiar a pesar del paso de los años. Pienso “nunca dejes esa chispa aparte, la que me hace ser como soy”. Porque sigo reconociendome en los demás. Todas ellas, las personas de mi vida, también a su vez reconocen quien soy. Así afirmaré y sentiré que todo acontece por algo. Que el volver a pasar ratitos con personas como Ángel, Chumy, Laura, se aprecian y tienen un valor incalculable. Que los paseos con Javi por Chinatown en San Francisco, en busca de souvenires, me reconfortan y sirven para ponerle la guinda al pastel a un viaje que nos llevamos todos dentro, metido en el cuerpo, con la mejor fiesta de todas aconteciendo en el garaje de Rodisa. Que el encontrarme en el hogar del Canary y Candy con buenas nuevas es una satisfación y una alegría, pues verles crecer en todos los sentidos, felices por estar juntos, es el mejor deseo que les puedo proyectar desde lo más profundo de mi corazón.

 

Nosotros llevamos oficialmente más de un mes separados. Echo de menos estar juntos. Sobre todo porque nuestras actuales experiencias, de poder ser compartidas, tendrían un efecto multiplicador en la satisfacción individual. No porque ahora no sean extraordinarias a nivel personal y requieran la presencia del otro. Pero creo firmemente que la sinergia resultante de la interacción de nuestras vidas es la alquimia que nos mantiene unidos, vinculados, a pesar de que a veces destaquemos por también pensar y actual de diferentes maneras.

fundacao-champalimaud

Cómo no, todo encanja para mi persona en un lugar así. Vivo en la nación que vio nacer el término SAUDADE con cada marinero, cada barco, que se echaba a la mar a recorrer, a descubrir, a navegar. Tierra de añoranza escrita y cantada que huele a sal, sabe a pescado, suena a Fado.

“Cuando el amor crece, crecemos con él.”
– Paulo Coelho

 

 

¡Seguiremos actualizando tan pronto como sea posible!

Mariposa MUITO OBRIGADA


Deja un comentario

Nos vamos

cala-contaSoundSystem

Querida Viena: Nos vamos. Te echaremos mucho de menos. Echaremos de menos cada rincón maravilloso que has compartido con nosotros. Eres posiblemente la mejor ciudad para vivir del mundo. Eres sencilla pero completa. Rica pero nada pretenciosa. Eres limpia, ordenada, llena de monumentos que hacen de cada paseo un caminar cargado de belleza. Siempre tienes algo que ofrecer y los planes nunca escasean. Tus habitantes lo saben bien.

Eres historia, pues tienes un gran pasado. Has sido nuestro presente, donde hemos podido tanto Chabi como yo reencontrarnos tras pasar 10 meses separados. Regresaremos. Quisiera pensar que todas esas personas que hemos conocido allí van a seguir esperándonos, pues muchas han sido verdaderos compañeros de vida. Empezando por nuestra querida Annika que ya forma parte de nuestra familia internacional. Una delicia de persona que lleva esa sonrisa desde primera hora de la mañana. Una compañera respetuosa, dulce, cariñosa, llena de ese azúcar que complementa mi carácter a veces fuerte y seco. Gracias por haber sido la mejor homita para compartir un techo de una casa estupenda.

annika

¡Han acontecido tantas cosas después de la última actualización que la ilusión por transmitir y compartir no me impide perder las ganas!

A nuestro regreso de las mini vacaciones non stop (boda, Madrid, festival), el mes de julio supuso otro mes de viajes y, además, buenas y rotundas visitas. El primer fin de semana, y coincidiendo con el Internationale Samba Festival Coburg 2016, una cita ya siempre presente en mi calendario, nuestro cuerpo pedía algo de tregua para reposar todo el cansancio acumulado. Viena siempre alberga planes fantásticos. Ahora no recuerdo bien qué sucedió por aquel entonces, pero supongo que disfrutar de la época estival en el Donau o de las calles con transeúntes y turistas fue suficiente para completar cada jornada.
Johann-Strauss-Gasse 9 se prepararía para una buena racha de visitas, pues Dimitri y Jenni, María y Kike, o el primo Óscar, aparecerían la semana siguiente por nuestra casa a la vez que visitaban la ciudad. Por tandas, solapándose en algunos casos, hemos compartido nuestra humilde habitación con cada uno de ellos y nos ha encantado poder ser de ayuda. La casa ha estado abarrotada, pero no ha supuesto más que un compartir todo lo bueno que allí acontecía.

johann-strauss-gasse

Para el fin de semana del 15 de julio, Chabi se quedó en Viena para disfrutarla con el primo y ponerse al día después de mucho tiempo sin verse, mientras que yo me organicé para coincidir con mi madre en una de las ciudades más bonitas del mundo: Roma. Un viaje que me pedía el cuerpo desde hace mucho tiempo, no sé por qué, pero tenía una necesidad imperiosa por volver allí. El regreso a la capital italiana ha supuesto un descubrimiento de éste país para Chus, y un redescubrimiento para mí de un lugar que me evocó muchos recuerdos. Por descontado, la visita se ha quedado corta a pesar de recorrernos todo lo que pudimos de la ciudad romana. Como guinda del pastel, en la época veraniega, Roma ofrece los posiblemente mejores helados del mundo para completar la fascinación generada por lugares como la Capilla Sixtina. Vamos, que antes o después cae otra visita.

Y rizando el rizo de visitas y familia, ya estaba otro viaje organizado por parte de mis padres. Regresar a Viena antes de que se nos acabara nuestra etapa por allí supuso que desde el lunes 18 hasta el viernes 22 de julio los Gordis repitieran estancia. Alojados cerquita de casa, al lado de “Hauptbahnhof”, esos cinco días cundieron para que vivieran de otra manera la capital austriaca. Paseos, paradas, parques, calles y avenidas… Un plan de actividades no tanto como turistas sino como viandantes, pues se dedicaron a moverse y recorrerse la urbe de la manera más sencilla. Un gustito tenerles cerca para poder salir del trabajo e irnos juntos a cenar 🙂

Junto a la despedida empezaba otro reencuentro. Del 22 al 24 de julio decidimos viajar a Linz para disfrutar de los ritmos de nuestros queridos Hakuna Ma Samba en el 30 Linzer Plasterspektakel. Un break de fin de semana con amigos, música, noche, paella, risas… Un gusto participar con su música y de la mágica actuación que hicieron en un pasacalles lleno de energía. Así da gusto desconectar de vez en cuando, si es con buena compañía, a la que echas de menos, se pasa el tiempo volando.

Después de idas y venidas, visitas y despedidas, julio acabó para dar paso al último mes que hemos pasado en nuestra querida ciudad de acogida. Muy centrados en el trabajo, en terminar experimentos en el laboratorio o informes para las Naciones Unidas, Chabi y yo hemos querido exprimir lo máximo cada tarde y fin de semana. Hemos querido aprovechar los últimos momentos que nos quedaban por la urbe vienesa para dedicárselos a nuestros amigos y los lugares que todavía faltaban por visitar. Aun así, siempre quedan muchas cosas nuevas por descubrir en lugares que ofrecen tanto. Pensando en que una futura visita puede ser suficiente para sentirse turista en un lugar en el que nos sentíamos como en casa. Los planes quedan pendientes en una lista y, ojalá, pronto podamos llevarlos a cabo.

samba-universo

Apurando agosto llegaría mi oportunidad de “despedirme” de aquellos que por tierras frías me han hecho sentir arropada, feliz, querida. Mis compañeros vieneses de Baturim me acompañan también en cada viaje, pero he de decir que hoy en día me sigo debiendo a mis queridos Samba Universo. El Cultura do Brasil: Samba Karneval im Park ha sido un reencuentro precioso. Con mis amigos, que se alegraban mucho por verme, y con todos los familiares varios de otras batucadas de samba enredo que circulan por Europa. Además, he podido coincidir con dos grandes personitas que también se acercaron a Rietberg para vender su artesanía: Checho y Bianca. Junto con Tripi, montaron su preciosa tienda llena de joyitas varias y ropa muy “tunning”. En este festival he podido bailar, cantar, tocar, hasta altas horas de la noche, pues la energía y la felicidad fluían. Un fin de semana de dormir muy pocas horas, pero que me generó tantas endorfinas que el cansancio apenas apareció hasta la semana siguiente. Un gusto recorrer Europa, llegar a lugares donde piensas que todo va a ser frío, y encontrar el fuego con ritmos calientes.

Tocaba despedirse… El último fin de semana hemos estado de “arrejuntamientos” varios pero creo que insuficientes. Nunca da tiempo para decirles a todos un “hasta pronto”, pero se hace lo que se puede. No soy muy partidaria de dejar todo para el último momento y por eso quizás, en los días anteriores, tuvimos varias despedidas con los más allegados. No soy buena en ésto de tener que “soltar lastre”, pues ya en su día me definieron como una persona superlativa y la intensidad que le atribuyo a lo que me rodea a veces se me va de las manos. Aun así, me consuela guardarme fotos como ésta con algunos de los compañeros que he tenido en el IST Austria y que cada uno, a su manera, me ha aportado muchas cosas buenas. Gracias a todos los que allí me han hecho sentirme acompañada.

ist

Ahora, echando la vista atrás, cada vez que recuerde nuestra casa será como recordar otro nidito en nuestro haber donde hemos sido felices. VIENA ❤ ¡HASTA SIEMPRE!

¡POR FIN! ¡VACACIONES! Nos sentimos ya casi “puretas” de los que llevan todo el año con ese ritmo incesante y deseando, visualizando, cada momento vacacional. Después de lo que supuso cerrar etapa en el laboratorio y recoger nuestras pertenencias (que sin comerlo ni beberlo acaban siendo demasiadas), pasamos el primer fin de semana en Calpe para celebrar el cumpleaños de uno de nuestros mejores amigos, Adri. Una escapada casi de relámpago donde además compartimos fiesta con Jorge, Keyla, Shot y Marta, parte del equipo del San Chabi de 2015 que coincidimos en Berlín. El Kit Kat Club ha tenido segunda parte y seguramente no sea la última.

De Calpe a Valencia. De Valencia a Ibiza. La “isla blanca” sigue siendo hipnotizante. Sigue enganchando. Sigue enamorando. Y yo la echaba muchísimo de menos. Hemos pasado 6 días de maravilla sin dejar de movernos por diferentes sitios tan increíbles como Ses Salines, Ses Illetes (Formentera), Aguas Blancas o Cala Conta (en portada). Hemos compartido nuestros días de descanso con amigos como Diego y Paula, Silvia, Fernanda, o la familia Torres.
A pesar de todos esos lugares hermosos, Port Des Torrent sigue siendo mi referente. Como muchas de estas personas. La cala sigue siendo ese lugar que me sorprende y que cada año que lo visito me interesa investigar. Sus novedades y cambios, sus personajes. Un lugar donde he crecido porque con la tontería, la familia Argudo García lleva 20 años de seguido sin parar de pisar por sus rocas y su playa. Un lugar que por defecto me hace sentir como en casa y que, a fecha de hoy, ya lo comparto con Chabi como si él llevara toda la vida acudiendo allí. Un escenario que sigue generando momentos inolvidables y recuerdos… “Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.” De momento no. Seguimos nutriéndonos de un lugar mágico aunque no haya explicación racional para justificar este sentimiento.

club-nautico

port-des-torrent

Toca mirar adelante, al futuro. Ahora lo puedo confirmar para que todos los que aun no lo saben se enteren. Empiezo, tras llevar muchos años peleando por conseguir una oportunidad, el doctorado. Nos mudamos a Lisboa para poder comenzar un nuevo capítulo en nuestra vida de expatriados. Ahora recuerdo como si fuera ayer cuando empecé a escribir este blog a mi llegada a Singapur. Desde 2014 hasta hoy en día han pasado tantas cosas y hemos crecido tanto, que no puedo tener más ganas de seguir con la incertidumbre de lo que alimenta cada día de nuestras vidas. Chabi y yo tenemos ganas de conocer más, y Lisboa es otra de esas ciudades en nuestra lista de urbes favoritas. La capital portuguesa nos permite acercarnos a casa después de un incesante ir y venir por lugares bastante más remotos. Una cultura mediterránea que me apetece mucho, que me genera “buen rollo”. Un lugar para aprender un nuevo idioma, nuevos sabores, olores, colores, texturas… El mar de fondo y el Fado para invadir nuestros corazones. El Atlántico para recorrerlo y nuestros nuevos amigos que descubrir. La aventura tiene esta fuerza que nos engancha y acontece en la Península. Veremos poco a poco cómo marcha todo, pues hasta noviembre no empiezo a trabajar pero mismamente la semana pasada, a nuestro regreso de las vacaciones en Ibiza, pudimos reconectar con ese pintoresco lugar acompañados por Marta, quien hacía su primera incursión al país vecino. ¡No será la última espero!

alfama

fundacion-champalimaud

Nos vamos. Pero regresaremos. Hoy comienza una nueva aventura. Antes de seguir contando más historias que acontecen en nuestras vidas, que de momento han tenido algo de tiempo para pasarlo en Madrid, llegó el momento del California Trip (y ya de paso la boda de “Rodisa”) 🙂 Esta noche unos cuantos SanJuaneros nos encontraremos en el aeropuerto. Seguiremos informando porque Los Ángeles, Las Vegas, o San Francisco nos esperan.

¡Mariposa flying FREE!