wailabel

Siempre estaremos juntos :) Amar, sentir, pensar, vivir


Deja un comentario

La victoria de VIVIR

“There are only two ways to live your life. One is as though nothing is a miracle. The other is as though everything is a miracle.”
― Albert Einstein

soundsystem

Se cumple ya un año desde que preparé la maleta para venirme a vivir a Lisboa. Días antes, me acababa de despedir de Chabi tras un verano muy intenso, lleno de buenos momentos y buenas anécdotas que habíamos compartido con nuestros familiares y amigos. Él, rumbo a las antípodas… Yo, rumbo al país vecino. Un sueño hecho realidad después de haber realizado varias visitas a la capital portuguesa en los últimos años, lugar donde siempre encontraba algo diferente y mágico que me atrajera para querer vivir aquí. Este nuevo cambio suponía la oportunidad definitiva para comenzar a realizar el doctorado que tanto se me había escapado de las manos años atrás. Parece mentira, pero para muchas personas este tipo de trabajo puede llegar a convertirse en  un verdadero trauma. Yo, sin embargo, he recorrido el mundo persiguiéndolo con cabezonería.

Lisboa es una delicia. La he podido disfrutar durante estos últimos 12 meses. Hace un año que conocí a la maravillosa Cândida, con la que ahora tengo menos contacto, pero sigue siendo uno de mis mejores referentes en la ciudad. Con un poco de suerte, seguiremos viéndonos a pesar de que la señora empieza a tener unos pocos achaques. Este bellísimo lugar, poseedor de un clima bastante venébolo, se hace ideal cuando encima estás bien acompañada. Ahora, después de la llegada de Chabi, han pasado 5 meses a la velocidad de la luz. ¡Se dice pronto! Y menudo verano hemos vivido.

Como bien comentaba en la anterior entrada, en el comienzo de junio me esperaba un viaje sorpresa. El regalo por mi 31 cumpleaños que mi compañero de vida había organizado para mí. Resulta que aunque me hiciera creer que nos íbamos a París, el destino final fue un avión directo a Nueva York. ¡Regreso a otro de esos lugares que me encantan! Y para rematar la jugada, super visita a muchos de los amigos que tenemos allí, los cuales te acogen como verdaderos anfitriones y te hacen sentir el amor que con el tiempo crece entre todos nosotros.
Fuero 10 días maravillosos de la mano de Chabi, Helen, Merce y Jaime. Ellos me organizaron el mejor cumpleaños que he tenido en mi vida con excursiones a los barrios más famosos, buenos desayunos, comidas y cenas, sorpresas de último momento, paseos por los mejores parques, entradas para el Governors Ball Music Festival 2017 y un partido de béisbol entre los New York Yankees y los Boston Red Sox, reencuentros, etc. Una vorágine de actividades y emociones que se esfumaron al ritmo de la metrópoli neoyorquina, y se combinaron con la posibilidad de disfrutar plenamente de amigos como Charly, Hanna, Jonathan, Felipe o Sandra, muchos de éstos que andan lejos y que normalmente no podemos tener cara a cara. Siento una profunda felicidad y nostalgia recordando todos esos días en los cuáles hemos podido ser felices junto a ellos y compartir parte de nuestro querer durante un par de horas. Lástima de no poder hacerlo más a menudo…

NYC

 

Tras el gran viaje a la costa vecina, hemos tenido fines de semana cargados de actividades veraniegas. También he tenido jornadas laborales durante la semana que se sucedían sin descanso. Todo ha ocurrido demasiado rápido: la visita de María y Quique, el Rock Werchter 2017 con mi muy mejor Fatimísima, una visita exprés a Madrid para traernos pertenencias a la nueva casa, la visita de los Gordys en julio, el fin de semana del Festival Samba Sesimbra 2017 para reencontrarnos con amigos de otras batucadas, la visita de Aitana y Didi, la excursión al norte de Portugal y sur de Galicia, la visita de Ada, Marina y Mario, el viaje con los Gordys a Pisa y Florencia a principios de septiembre, el Congreso Drostuga de Drosophila en Tomar, la boda de Marc y Sophie en Biarritz para reencontrarme con muchos amigos del año Erasmus, un fugaz encuentro con Ana y Pablixi, la visita de Checho y Helen en el Champalimaud Research 2017 Symposium, la visita de Dorotea de Baturim Vienna, y finalmente un fin de semana en Madrid para seguir disfrutando de mi familia, amigos y mascotas. Un rápido resumen de lo que ha cundido el tiempo en todos estos meses.
Huelga decir que también hemos podido disfrutar de las playas de Carcavelos y Parede que, por suerte, las tenemos a menos de 10 minutos andando desde casa. A pesar de que en verano suelen estar llenas de gente (paisanos y turistas), no se hace desagradable como en otros lugares masificados. También hemos podido ir a la Costa de Caparica donde la inmensidad de la orilla se pierde en el horizonte. Es muy fácil acercarse al mar y pasar buenos momentos, aunque sea solo para disfrutar de una magnífica puesta de sol.

En cuanto al trabajo en el laboratorio, estos meses me han servido para avanzar en uno de los proyectos en los que estoy especialmente involucrada. Esta propuesta, que se me ocurrió de camino al IST Austria cuando estaba trabajando allí, ha sido bastante compleja a la hora de arrancar. Después de algunos tropiezos, errores y desafortunados preparativos, la historia ha mejorado con el paso de los meses. Ahora mismo me siento como Rambo en medio de la selva: con machete en mano cortando la maleza. Será que lo desconocido acostumbra a ser así y que el ensayo-error es lo que más nos ayuda a aprender al fin y al cabo. This is SCIENCE!
Por otro lado, parece que el proyecto paralelo pero principal, que mi jefe me asignó a mi llegada, sigue en stand by hasta que consigamos tener unas líneas de moscas con las que trabajar. Todo poco a poco, a fuego lento, para entrenar la paciencia y resiliencia que muchas veces explicamos con esa famosa frase de “respira y cuenta hasta diez”.
Es ya mi primer año de doctorado, aunque oficialmente en el registro de la UAM haya comenzado en febrero de 2017 y no noviembre de 2016. El tiempo vuela, pero la vida es super intensa. Esta semana de total aniversario también he podido disfrutar de mi primer PhD Students Retreat. Nos hemos juntado unos pocos estudiantes de doctorado de Champalimaud Research en Quinta dos Machados. Allí casi muero de la risa entre actividades y fiesta. Las charlas, los talleres, y las actividades han sido muy agradables. No he tenido ninguna sensación de pesadez durante el transcurso de las actividades puesto que todo el mundo, hablando en términos generales, compartía su pasión y entusiasmo por su trabajo. También he aprendido bastante del ambiente que se respira a este nivel de “población” dentro de la institución, además de conocer mejor a compañeros de trabajo y hacer nuevas amistades. Una lástima que no haya participado todo el mundo porque soy de la opinión de que no hay que perderse nada, en cualquier momento algo hermoso puede ocurrir o algo nuevo puedes aprender.

Será que me estoy volviendo más “viejoven” y experimento la vida así. Una vida a veces demasiado intensa e inmensa, a la que agarrarse para continuar. Por desgracia no todo el mundo afronta la realidad de la misma manera y las tragedias ocurren día a día a nuestro alrededor. Las pérdidas lo son todo, aunque sean amistades marcadas por una distancia que con el paso de los años difuminan las relaciones. Así ha ocurrido recientemente con un antiguo compañero de la universidad que nos ha dejado. Se ha producido en mí un gran vacío que me genera mucha tristeza. No puedo explicarlo de otra manera, pero a pesar de que mi relación con otras personas acabe por cualquier motivo, no dejo de sentir que son parte de mi vida y que mi deseo de felicidad se extiende a todas ellas. Lo último que quiero es que las personas de mi entorno se sientan tristes, abandonadas, que no sean felices. Por ello, cada vez es más importante sentirme cerca de los míos y poder dedicarles tiempo. Cualquier plan es bueno: un cumpleaños, una boda, un aniversario o un día festivo… Es tener esa excusa para volver a ellos y tener una nueva oportunidad de generar un futuro “buen recuerdo”. Todos los “instantes incesantes de bienestar” que llevo experimentando desde que tengo uso de razón son los que me nutren en estadios de apatía. La distancia hace sus estragos, pues no dejo de vivir expatriada desde 2014. Pero me siento bien recordando, aunque experimente tristeza, nostalgia, y deseo. Son sentimientos que pueden hacerme sentir afortunada y que me ayudan a la hora de afrontar las frustraciones o los tránsitos de enfado causados por otras eventualidades del día a día. Vivo en el presente a pesar de que me gusta pensar en el futuro y recordar el pasado. Vivo conforme a mis principios, participando de mis conocimientos, y deseando arañarle minutos al reloj. Duermo poco pero me siento bien. Además, me siento acompañada, cuidada, respetada y amada. Mi pequeña familia aquí en Portugal lo es todo. Y seguimos caminando juntos mirando en la misma dirección.

 

BD2049.jpg

Aquí uno de los momentos que más me ha llenado en los últimos meses: el poder ir al cine con mis padres para ver Blade Runner 2049. A pesar de ser grandes amantes de infinidad de películas, esta está en nuestro número 1. La secuela ha sido espectacular, con un resultado mucho mejor de lo esperado.
Ellos siempre han compartido conmigo su amor y fascinación por el séptimo arte.  Son responsables de mi continuo interes por el Cine. Siempre me recuerdan ese momento de salir encantados tras ver la primera versión, en 1982, cuando para muchas otras personas la historia no les suponía nada interesante.
Me cuesta definir esta fantasía, incluso habiéndome leído el libro en varias ocasiones. No sabría cómo explicar lo que me genera pensar en ella de una forma totalmente apropiada. ¿Es la belleza de la vida en sí? Demasiado fácil, demasiado corto. Lo entiendo todo como un relato treméndamente abstracto, que al final “reside” en la psique y en el corazón. Una narración que nos habla del poder de crear algo artificial que a su vez es capaz de aflorar una percepción natural y real de la vida en sí. Esta historia nos expone ante un futuro donde la civilización, utilizando la naturaleza, es capaz de diseñar y crear un producto perfecto pero impredecible hasta tal punto que se convierte emocionalmente en humano… “Time to die”

 

Sigamos mirando a las estrellas. Sean las del cielo, las del mar, las de lo desconocido… He aquí las de mi día a día 🙂 Mis cultivos de neuronas primarias.

RFP neuron

Mariposa in the stars

 

Anuncios


Deja un comentario

Choose Life

Pequeno-almoço Jeronymo

Soundsystem

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”

– Mark Renton, Trainspotting

Brilla el sol y jarrea mientras disfruto de este momento de expandirme con palabras, mientras la música me acompaña, y libero todo lo que no debo dejar dentro. Como si de un instante mesiánico se tratara, la luz invade esta habitación en el hogar que me acoge cada día al despertar y al llegar del trabajo. Pues son los constrastes claros y oscuros capaces de permitir apreciar todo más.

Hoy quisiera dedicar algo de tiempo para hablar de las paradojas de la vida, ¿quién no se ha encontrado inmerso en una de ellas? Hace unos años, en una visita veraniega a casa, podía escuchar el testimonio de uno de mis mejores amigos acerca de una experiencia que había tenido cercana a la muerte. Adrián se encontraba caminando por la calle cuando un coche se aproximó a gran velocidad, giró, y produjo un derrape que acabó en una pirueta que por poco le cuesta la vida. El vehículo pasó extremadamente cerca de él y su capacidad para reaccionar, apartarse, y agacharse le permitió salvarse de lo que podía haber sido un final fatídico. Los dos ocupantes, imprudentes, acabaron chocando contra un conjunto de bolardos y, posteriormente, sufrieron las consecuencias de que la policía apareciera en la escena.

Suena a milagro. Recuerdo ver en la cara de él esa expresión de haber vivido en primera persona un gran susto. No obstante, lo que más me impactó fue que precisamente él acostumbra a generar niveles de adrenalina bastante elevados en cada aventura diaria en la que se adentra. La vida de Adro es una completa noria llena de un gran recorrido de subidas y bajadas. Cualquiera que le conozca sabe de lo que estoy hablando. Le queremos por toda esa magia caótica que desprende con su participar en nuestras vidas.

Relacionando lo que puede ser un vivir organizado con uno más espontáneo, nada tiene que ver en la predisposición de las personas a evitar éste tipo de escenários en los que todo pende de un hilo y nadie tiene realmente el control de la situación. El azar lo es todo, junto con el instinto de cada uno.

Yo os tengo que confesar que hace dos fines de semana volví a nacer. Tuve un especial rebirth en las aguas del río Tejo, con las vistas al hermoso barrio de Alfama y el sol brillando en el bonito cielo de Lisboa. No todos los días se experimenta lo que es literalmente estar con el agua al cuello, debajo de una pequeña embarcación de vela ligera, con la cabeza en ese espacio central que forma una cavidad, y con un conjunto de cabos enredados en la intersección de la rodilla para impedirte apenas moverte. Una experiencia cercana a lo que es ahogarse y que por suerte acabó en susto. Pues bien, la mala suerte existe y los accidentes ocurren. Suceden en los momentos más inesperados en los que aparentemente está todo bajo control. Una caída a causa de un resbalón; un golpe a causa de un mal cálculo de la distancia; un atragantamiento debido a una ingesta apresurada. Tomen nota amigos de lo más importante de todo. La vida es puramente lábil, sujeta al mínimo cambio en cada segundo. La vida es frágil hasta puntos insospechados. Todos estos pensamientos se repitieron, que a menudo los tengo, mientras tomaba aire y descansaba en la zodiac tras el incidente. Miraba el paisaje de la rivera de la preciosa ciudad donde vivo, a la vez que empezaba a desaparecer la sensación de mareo por la falta de aire y el nudo en el estómago por la inmensa cantidad de adrenalina liberada. Sin duda, la droga más potente para nuestro cuerpo que nos permite reaccionar estoícamente en situaciones que aparentemente son complicadas de manejar sin ese extra neuroquímico. Pruebas de guerra:

Accidente

Así viví el pasado 11M, una fecha fatídica para el conjunto de los españoles, pero también una fecha para celebración de otros, pues ese día fue el cumpleaños de Paloma, mi suegra, ya parte de mi familia. Ese día también quedaba a una semana de la muy esperada vuelta a España de Chabi. Una semana para la primera visita de mis padres a mi nuevo hogar. Unos días previos a una ya planificada noche de cine con los compañeros del laboratorio, pues desde hacía varias semanas se comentaba el ver Trainspotting 2.

Puede sonar a tontería, pero 20 años después del estreno de la primera película, el descubrir el buen trabajo con la secuela fue también abrumador. Yo elijo la vida de la que el personaje principal habla. En un momento de la película conecté con lo que es nuestra realidad cotidiana, pues en el largometraje se vuelve a analizar lo que gran parte de la sociedad acostumbra a hacer y, sinceramente, me quedo como estoy sin quejarme de nada. Agradezco que siempre, en cada entrada que puedo, en cada conversación un tanto filosófica que tengo, en cada terminar de cenar con Cândida, agradezca por tantas cosas que me permiten vivir como vivo.

La vida es de color de rosa. Sigue estando llena de colores, sensaciones, ocasiones para mi particular entusiasmo que acostumbra a estar aderezado de serotonina y dopamina, más neurotransmisores estimulantes para nuestro cerebro. Lo siento por aquellas personas a las que no les he contado nada, pero no he querido alarmar más que a aquellos que están más encima de mí. Gracias a mis compañeros de trabajo y amigos cercanos por preocuparse y ayudarme a canalizar todo lo que ha sido este episodio. ¿Os podréis creer que no fui capaz de soltar ni una sola lágrima hasta el día de después?

Podréis imaginar que ahora, ya más entrada en años, el tener un accidente de estas características no sea como cuando he tenido otras eventualidades en las que mi vida ha corrido peligro. A su vez, me ayuda a reafirmarme en las decisiones que tomo cuando dedico tiempo de mi existencia a todos los momentos importantes para compartir con las personas que quiero.

En estas semanas de atrás, especialmente en el mes de febrero que en este blog brilla por su ausencia (admito que no he dedicado tiempo para escribir ninguna entrada), he podido disfrutar de muchas actividades que me llenan. Resumiendo lo que ha sido mi vida en Lisboa, la diversión aparece con las clases de vela ligera (angustias aparte), los workshops que se organizan en la Fundación Champalimaud para los científicos que trabajamos allí, nuestro primer AR in a BAR de divulgación científica, o las visitas que poco a poco aparecen con cuentagotas.

JuanLu y Chus han venido el pasado fin de semana para conocer de primera mano cómo vivo aquí. Belém era una zona desconocida para ellos, y han quedado encantados con todo el conjunto cultural que me rodea, fundamentalmente con la arquitectura de los múltiples monumentos que hacen de este lugar un espacio para caminar y encontrarse con una de las partes más hermosas de la capital. Hemos celebrado esta “aventura marinera” con una mariscada increíble. También me han acompañado en el Mercado de Algés en una jornada conjunta con algunos compañeros de trabajo que forman parte del departamento de Scientific Communication, un ámbito en el que en el futuro me gustaría desarrollarme profesionalmente. Hemos tenido desayunos en buenas pastelarias portuguesas, comidas y cenas en restaurantes típicos de la zona, momentos para estar en casa con Cândida, una visita a los entrenamientos de la Escuela de Arte Ecuestre, etc. El tenerles cerca es sensacional. Mi relación con ellos ha evolucionado con el paso de los años (así la siento yo), y los abrazos resultan diferentes. Me encantó poder enseñarles mi centro de trabajo aprovechando que el lunes era festivo por el día del padre. Fue un momento muy importante para que de verdad pudieran entender que la calidad de vida que tengo es muy buena, que pueden estar tranquilos a pesar de los kilómetros que nos separan, pues yo entiendo lo que debe ser para ellos la distancia que siempre nos separa. Estoy deseando que las visitas se sucedan y puedan venir a verme todas las veces que puedan.

 

 

 

 

 

A la contra, tanto en febrero como en marzo he podido hacer escapadas a Madrid para  ir al concierto de Kase O, celebrar el 65 cumpleaños de mi padre e invitarle a un brunch bastante especial, pasar un viernes con mis amigos para tomarnos unas cervezas, ocuparme de gestiones importantes en mi vida como lo son el doctorado o los papeles para tener nuestro libro de familia, la visita a los compañeros del Instituto Cajal para comer todos juntos, la despedida de soltero de otro de mis mejores amigos en compañía de más mejores amigos, etc. Algunas buenas pruebas de ello que me gusta compartir por aquí.

Como ya he mencionado, estoy empezando a participar en grupos de trabajo centrados en  la transmisión de lo que acontece en la parte de investigación de la Fundación Champalimaud. En esta entrada he querido añadir una noticia que se publicó hace poco en Agencia SINC y que sirve como ejemplo de lo que hoy en día se considera comunicación científica, una tarea educacional pendiente en nuestra sociedad.

¡Y parece mentira! Estoy muy emocionada e ilusionada… En cuestión de días podré finalmente reunirme con Chabi después de más de 5 meses sin vernos en persona. Va a ser un momento muy especial. Aunque ahora por cuestiones del destino haya acabado regresando a Viena por un par de meses, le tendré finalmente por Lisboa. ¡Espero! Ahora su interés en los mosquitos le acerca a la ciencia y prepara hacerse un huequecito en el laboratorio, a otro nivel que digamos, pero que nos puede permitir estar cerca el uno del otro. Próximamente tendremos noticias que contar. Aquí la prueba de su llegada a España el sábado 18 de marzo de 2017 en su último vuelo (Shanghai-Moscu-Valencia), con uno de nuestros mejores amigos:

Chabi y Javi Valencia

Para ir acabando, entiendo que ha sido una entrada diferente, quizás menos emocional que otras. Más dura y distante. Una entrada con reflexiones puras y duras que son necesarias con el paso de los días. A su vez, sin tener perspectiva del tiempo, uno no puede apreciar en frío lo que realmente ha ocurrido. Con la distancia uno subsana esas heridas que pueden quedarse en temor y pánico. Vivir es también entender el propio valor del presente, a veces alejado de nuestra mente, y darle sentido con momentos de miedo que te despiertan y te alejan de nimiedades en las que los humanos la mayoría de las veces ocupamos el tiempo y la energía.

Aquí también comparto un curioso artículo que explica lo que quizás durante muchos años representa, en determinadas ocasiones, la escritura para mí.

Monumento aos Descobrimentos_2

Para acabar, las fascinantes vistas desde el Monumento a los Descubridores. Aquí os espero, pues sois todos bienvenidos. Desde lo más alto de Belém la aventura en el Tejo continúa.

Mariposa renaciente 🙂


Deja un comentario

¿Sabes qué? Te quiero

Peny

Soundsystem

“El hombre es la especie más insensata. Venera a un Dios invisible y masacra una Naturaleza visible, sin saber que esta Naturaleza que él masacra es este Dios invisible que él venera.”

– Hubert Reeves.

“El que quiera conocer la historia del mundo debe mirar el mar en una noche de tormenta.”

– TIFÓN, Joseph Conrad

“I believe that the only true religion consists of having a good heart.”

– Dalai Lama

Así me mirabas. Así te llevo yo. Así te recuerdo. Así apareces. Así nunca faltas. Así es tu foto…

El tiempo se detuvo, como tu latir. Para ser una bolita peluda y gorda durante los últimos años de tu vida, te quedaste reducida a nada. Un saquito de huesos ligero, lleno de ternura, que apenas emitía calor. Tu aliento, tu mirada, tu leve runruneo, tu voluntad por demandar afecto hacía de la realidad un escenario triste y duro de llevar. Has seguido siendo tan linda y adorable como en el mejor de tus días. Ver esa degradación rápida e intensa, como cuando se produce en las personas, fue el verdadero calvario. Ha sido muy duro despedirme de ti dos días antes de que murieras. Pensar y saber que la próxima vez que regresara a Madrid entraría a casa y no te encontraría como tantas veces fue un ejercicio desolador. Asimilar que esa iba a ser la nueva rutina me partió el corazón.

peny_ultima

Has sido mi niña desde que llegaste a casa. Recuerdo tu primera noche tras recogerte de la calle, cuando tenías 2 meses y eras un bebé. Un animal rescatado de aquella esquina de la calle de la que hoy en día siguen saliendo más gatos. Fuiste la “elegida” mi querida Peny. Has sido de lo mejor que me ha acompañado y acompañará en esta vida, como Cuca. Y aunque parezca estúpido, porque evidentemente esto solo tiene sentido para mí, te escribo y te confieso que te echamos mucho de menos. Yo personalmente desde que me fuera en 2014 a vivir fuera de España.

peny_2

Te recordamos cada día, pues los compañeros de vida y de hogar dejan su energía, su espacio, su lugar. Dejan la alegría de llegar a casa y escuchar un “marramiau” nada más aparecer por la puerta. Echo de menos pasar a tu lado, mientras dormías, para poder observar la placidez con la que vivías. A veces notabas mi presencia y nunca dejabas de saludarme a tu manera. Extraño la candidez de sentarme en el sofá para estar acompañada por un motor de energía que te dice que está feliz. Ese efecto es por definición reconfortante. Todos estos casi 17 años han sido así. Los animales tenéis ese don de hacerlo todo mejor, más llevadero, menos contaminado, más puro, menos agresivo, más leal, menos cínico, más noble… Más inocente. Sois esa mágica figura del mundo natural, del que tantas veces pensamos que no somos parte, con la que poder vincularse y aprender a respetar, a ser más humildes, a desapegarse de otras cosas, y limitarse a observar.

Pasa el tiempo. Llevamos ya un mes sin tu presencia querida gatita. El 20 de diciembre de ahora en adelante será una fecha triste en nuestros calendarios. Yo vivo inconsciente de todo pues mi situación personal lejos de casa me ha bloqueado y me defiende ante tu ausencia. A todo este sentir, le sumo que llevo también 3 meses con mi querido Chabi en la distancia. Pero también me ayuda el hecho de estar viviendo en Lisboa. No me quejo, ¡el tiempo vuela! VUELA. El tiempo brilla aquí. Con las lágrimas amargas que surgen del padecer por nuestros seres queridos aparecen también buenos momentos que se suceden en estos meses en Portugal. Así alegro mi vista jornada a jornada, con las imágenes que forman parte de los dos y ocupan las paredes de mi habitación. Así es imposible no sonreír a la vida.

chairen

En el laboratorio todo marcha bien y mis compañeros son mi gran compañía durante la jornada laboral. También los fines de semana. Poco a poco empezamos a coger ritmo, asimilando nuestros roles y deberes. Sin quererlo tenemos ya una inercia que va in crescendo. Seguimos descubriendo cada día nuevos detalles y curiosidades. Conocemos siempre a nuevas personas, nuevos proyectos, nuevas ideas. Al fin y al cabo de eso trata nuestro trabajo. La investigación me gusta bastante porque es un mundo en el que puedes sumergirte hasta límites insospechados. El tiempo vuela y es atractivo desde el punto de vista que te exige estar constantemente informándote de las novedades, desarrollando nuevas ideas, encontrando posibilidades con las que resolver los problemas. Digamos que estoy empezando un “videojuego” con un montón de multipantallas que requieren ser superadas poco a poco, algunas en paralelo, para que todo avance con sentido.

Sin duda lo mejor es poder trabajar y desarrollar mi carrera profesional en un lugar como éste, donde observamos puestas de sol diferentes cada día en un océano tan precioso como lo es el Atlántico. Recarga las pilas hasta en el día más ajetreado.

champalimaud-center-for-the-unknown

Como explico, hay buen ambiente en nuestra comunidad. Antes de acabar el año tuvimos una comida organizada por los jefes de laboratorio. Eduardo y Christa, los dos responsables de nuestro equipo fusionado de futuros expertos en materias como “Cell Competition” o “Neural Stem Cells”, nos llevaron cerca del mar. El restaurante Bérrio está localizado en un emplazamiento único. Yo estuve muy contenta con la invitación al tratarse de un sitio muy marinero que digamos. La historia cuenta que fue en este mismo lugar donde llegó una de las tres carabelas de la expedición de Vasco de Gama que regresaba de la ruta que descubrió la India. En su honor le pusieron el mismo nombre, el de la primera embarcación superviviente a tal aventura. Allí se puede disfrutar de comida de bastante nivel junto con unas vistas espectaculares. ¡Qué mejor manera de despedir el año laboral! He aquí un bonito recuerdo.

restaurante-berrio

Quisiera compartir mi presente con todos. Estoy muy ilusionada con poder tener visitas este nuevo año 2017. Como soy una chica con suerte, la primera de ellas ha sido en el puente de diciembre de 2016 🙂 Marta decidió utilizar esos días festivos por tierras españolas para acercarse por segunda vez al puerto de la buena luz. ¿Sabéis de donde viene el nombre de Lisboa? Los romanos a su llegada a esta costa apreciaron la claridad constante del cielo azul, despejado, que acostumbra a tener la ciudad. Un plus si eres madrileño, sabiendo lo positivo que eso puede llegar a ser en tu día a día. “Lux bona” o luz boa. Y como siempre, Marta se apunta a cualquier plan. Hemos experimentado un viernes muy científico, un sábado muy turístico, y un domingo muy familiar. Ella ha sido mi primera invitada en Champalimaud Center for the Unknown. Conoció a muchos compañeros que allí trabajan, las instalaciones, mi querida Drosophila melanogaster, el zebrafish (visita especial con el Juli), y nuestro alucinante microscopio confocal propiedad del grupo de Cell Fitness.

La Feria Da Ladra, las calles de Alfama, los vinhos verdes, las antiguas mercerías, los paisanos portugueses, el helado en Davvero, los pasteis de Belém (estoy muy satisfecha de que finalmente los degustaras), el atardecer en la playa de Carcavelos… Por fin alguien DE CASA con quien poder compartir estas pequeñas tonterías que me hacen feliz. No solamente han sido los lugares, sino también las personas que tengo cerca pudieron hacerse cargo de mi invitada. Mi compañera de casa Cândida, junto con su hija y sus nietos, los cuales habían llegado a Lisboa por las vacaciones de navidad (durante el resto del año viven el Bolivia), pudieron acompañarnos en un cocido madrileño homemade que preparamos para la ocasión. Recordando todos estos días se me ha hecho corta tu estancia. Te espero aquí tantas veces que quieras porque el tiempo fue WUNDERBAR y tu presencia es simple y llanamente perfecta ❤ Gracias por hacerte querer tanto.

zebra_fish

carcavelos

candida

Como de aniversarios y fechas va todo, hoy se cumplen 3 años desde que empecé a escribir en este blog. Tres años (que se dice pronto) fuera de casa, siendo una ciudadana del mundo que constantemente va mudándose de un lugar a otro. Y aunque estas navidades he aparecido poco, espero aparecer más en vuestras vidas. Viviendo cerca, a una hora en avión, todo es más llevadero. No hay nada como volver allí y estar como siempre. Nunca me cansaré de decirlo. Las raíces son profundas, como las de los bonitos árboles que surgen en los paseos a caballo que se hacen ya sagrados para mí. “El siguiente es Mega”. Esa ha sido la frase que más me ha impactado en las últimas semanas, pues mi padre no se equivoca y yo tengo un nudo en la garganta de solo pensarlo. Intentaré pasar tantos fines de semana como me sea posible en Piedralaves, lugar que me reconcilia con todo lo que me hiere.

piedralaves

Parémonos todos a reflexionar. Para acabar esta entrada que siento diferente, como incompleta, quisiera deciros que no dejéis de pasar tiempo con vuestros seres queridos. No perdáis ni un segundo de vuestras vidas en otros menesteres menos transcendentales emocionalmente. Mi bendición y mi castigo: el poder conocer mundo estando separada de mis constantes vitales. Estos reencuentros en vacaciones, aunque breves y contados, han sido maravillosos. Vosotros debéis saberlo. JuanLu, Chus, Javier, Carmen, mis Sanjuaneros, Marta, Miguel, María, SIMON, Chuchy, Maya, Kay, Adro, Jorge, Primo Victor, Herms, Chumy, Mer, Helen, Freiji, Melisa, JARA… ❤

Mariposa comenzando 2017

El vacío que llena

Deja un comentario

Wadi Rum

SoundSystem

“El amor por todas las criaturas vivientes es el más noble atributo humano.”

Charles Darwin

AMAR. Muchas veces (incluso) a quien no es consciente de ello. SENTIR. Que no hay otra traducción de lo que es la realidad de nuestro día. PENSAR. Utilizar esa capacidad que aparentemente nos diferencia de otros seres, para intentar llegar a ser pragmáticos. VIVIR. Sin necesidad de complicar demasiado lo que acontece, que no es poco.

Después del 20D me he visto con más esperanza que de costumbre. No porque piense que haya sido un día más importante que cualquier otro. Las noticias van y vienen, y en cualquier momento algo puede sorprenderme y hacerme sentir que el momento tiene un valor especial. Sin embargo, hoy me despierto con una resaca de amor y amistad muy llevadera, con mucha energía después del aterrizaje en Madrid estas NAVIDADES. VOLVER para poder abrazar a los míos y compartir unas fechas que sin duda recordaremos de ahora en adelante. Abrazar a todos aquellos que queremos volver a ver…

Mercado San Fernando

Estás vacaciones pasadas de casi un mes por mi hogar han servido para levantarme de la cama con ganas de hacer muchas cosas, de planear más actividades. Mi hambre por los instantes de felicidad que allí puedo vivir parece insaciable, hasta que me pongo a comer panettone y satisfago así estas ganas de comerme la vida. Haciendo referencia al 20 de diciembre, posible punto de inflexión para pensar que los cambios son posibles, descanso a la espera de más noticias. No voy a olvidar todo lo que ha pasado este tiempo de atrás que ha conducido mi vida a lo que es ahora: un viaje sin final.

De vuelta en Viena, sin haber escrito mucho durante este mes de diciembre, puedo seguir pensando que la vida nos sonríe. Después de los múltiples viajes en octubre y noviembre, me faltaba ahondar en la maravillosa experiencia que tuvimos en Jordania

Sorprendentemente, las tierras del Mar Rojo han sido un punto de inflexión en mis sensaciones viajeras. No encuentro todavía palabras para poder describir lo que ha supuesto visitar este lugar que ahora parece más inseguro que nunca. Jordania, tierra de paz en territorios que constantemente soportan conflictos armados. Hogar para cientos de miles de refugiados. Límite para países que, desde mi opinión, dejan mucho que desear. Paraíso para aquellos que aman el buceo. Encuentro con civilizaciones realmente sorprendentes y antiguas. Escenario de paisajes que parecen sacados de otros planetas (desierto de Wadi Rum en portada). Lugar para conocer a todas las personas que nos han ayudado y querido conocer. 10 días de tránsito a finales de octubre entre Áqaba, Wadi Rum y Petra, cargados de conversaciones con lugareños y viajeros que, como nosotros, sentían la densidad cultural que allí reside.

Áqaba

¿Densidad cultural? Quizás sea un término un tanto rebuscado o confuso, pero es curioso experimentar como un pueblo que aparentemente es libre para muchas acciones todavía tiene un gran peso cultural y religioso. Jordania, aparentemente moderna, tiene muy arraigadas ciertas costumbres que con el tiempo se han visto mermadas por el contacto con los extranjeros. Aun así, uno nunca sabe en estos países donde por el simple hecho de ir con una camiseta de mangas cortas puede suponer una provocación sexual ante quienes te rodean. Palabra de jordano.

Wadi Rum

“The Bedouin Meditation Camp” Crew

Independientemente de estos detalles que podrían analizarse desde el punto de vista del lenguaje corporal, la experiencia es irrepetible. Un destino donde puedes sentir la inmesidad en un espacio completamente inerte, desértico, sideral. Rincones con puestas de sol que repetirías todos los días de tu vida, desde lo alto de las formaciones rocosas, con el viento de un medio oriente entrañable. Así lo reconocen los propios beduinos, conscientes de que a pesar de todo lo despiadado que puede ser el desierto, éste es un espacio único para vivir que ofrece una magia difícil de apreciar en los asentamientos humanos de hoy en día.

Con un vuelo de regreso haciendo escala en la increíble Estambul, metrópoli siempre sorprendente y estimulante con esa mezcla de culturas que se pasea entre los famosos puentes que comunican los mundos asiático y européo, Viena esperaba mi provisional asentamiento para empezar una nueva etapa de vida junto a Chabi.

Estambul

Me he pasado el mes de noviembre en una incesante búsqueda de contactos, trabajo, ofertas de doctorado… Todo lo que me permitiera seguir dedicándome a una profesión que quizás no represente mi única pasión en esta existencia, pero que me satisface y hace feliz. La investigación sigue “picándome” y haciéndome levantar sin pensar si es lunes o viernes. Sin tregua para seguir aprendiendo, contribuyendo, avanzando, el laboratorio es un espacio que me llena y me enseña. Sobre todo porque me posibilita conocer personas que por casualidades o causalidades acaban teniendo un sentido importante. Será que quiero seguir pensando en que el azar y el destino juegan a los dados de la fortuna, para decidir si en nuestras vidas somos nosotros los que debemos aprender a exprimir cada relación o estos encuentros están previamente establecidos para revelarnos enseñanzas imprescindibles en nuestro camino.

Entre medias, diciembre me ha permitido tener un paréntesis de visita a la bonita isla de Tenerife con mi familia, para ya de paso poder reencontrarme con uno de los amigos que más echamos de menos: Cholok 🙂

Tenerife Gordys
Tenerife lapas

Apurando los días en esta nueva ciudad, también pudimos compartir tiempo con Jesús, un compañero de la ETSII de Chabi que, aprovechando su paso por Centroeuropa antes de marchar a San Francisco para vivir una nueva aventura, nos dejó una calida visita antes de que volviéramos por navidad.

Yisus Viena

Et voilà! Mission accomplishedAquí empecé a trabajar desde el 15 de enero de 2016. Conocí a mi jefa a través de los contactos que encontré en un buen centro de investigación que visité la primera semana de empezar a vivir en la capital austriaca. En el Vienna Biocenter, gracias a Pedro y a Lisa, cayó en mis manos una lista con los nombres de jefes de laboratorios en los que se desarrolla investigación con el modelo biológico Drosophila melanogaster. Así, decidí contactar con unos cuantos profesores para saber si cabía la posibilidad de trabajar y/o empezar mis estudios de doctorado. Justo antes de iniciar el viaje de fin de semana a Londres, la jornada de puertas abiertas en el IST Austria supuso el empezar a pensar que era factible volver a los ruedos. Esta nueva mentora ya me dejó caer su sugestión para empezar a colaborar juntas. Hoy en día, Daria Siekhaus y su equipo de laboratorio son mi nueva familia laboral. Y qué decir… ¡ESTOY MUY FELIZ! Feliz por volver a tener un grupo, por tener la oportunidad de aprender nuevas técnicas, por disfrutar de un centro de trabajo con unas instalaciones muy modernas. A pesar de estar lejos de la ciudad de Viena, puesto que este sitio está en Klosterneuburg, el llegar allí se hace fácil gracias al servicio de “shuttle bus” que ofrece el propio instituto. Una vez en el campus te puedes sentir como en casa. Clases de inglés y alemán gratuitas, actividades deportivas y gimnasio, buena cantina con oferta variada de comidas y precios baratos, espacios para el descanso sin límite para disfrutar de cafés, té e infusiones, mientras la conciliación familiar redunda por los rincones del edificio. Es tan normal ver un carrito de bebé al lado del ascensor como un paquete de material de laboratorio.

De esta manera, en este instituto donde no hay jerarquías complicadas entre los jefes de los múltiples grupos de investigación, las personas tienen acceso a una vida cómoda y a un trabajo flexible con las necesidades de cada uno. Entenderéis que aquí me siento muy bien. Todavía es pronto… Pero comparando la experiencia de aterrizaje en el Biotec de Dresden NO HAY COLOR. Además, empiezo poco a poco a conocer a sus habitantes y me satisface pensar que convivo con culturas variadas. Las nacionalidades de nuestro grupo no se repiten: estadounidense, india, rusa, eslovaca, iraní, rumana, austriaca, checa, ucraniana y española. Mayoritariamente un gineceo con la excepción de Attila, ese primer “homito” que me está echando un cable a la hora de empezar a gestionar protocolos y experimentos.

La vida se sucede tan bonita en nuestro entorno que no puedo dejar de levantarme cada día con pensamientos positivos. Mucho más si el abrir de ojos lo comparto con la persona que me sigue complaciendo con su maravillosa forma de ser. Estamos sanos, tenemos trabajo, nuestras familias se encuentran bien. De momento nuestro nido sigue cargado de color y comodidad… La ciudad es hermosa bajo la nieve y sus habitantes nos acompañan en cenas en restaurantes que descubrimos cada semana. Cada uno ya tenemos nuestro grupo para hacer actividades de ocio: Chabi en el mundo del teatro y yo en el de la samba. ¿Qué más?

14.01.2016 Sobrevolando Viena – El nido desde el cielo

Pues os seguiremos informando 🙂 Desde el corazón austriaco.

Mariposa viendo nevar ❤


Deja un comentario

San TODO

Cuca

“And in the end, the love you take is equal to the love you make.”

– The End (Abbey Road), Paul McCartney

Será que llevo ya cuatro años sin poder sentir lo que es tenerte cerca, sin poder abrazarte ni acariciarte, sin poder dormir juntas ni compartir pequeños trocitos de comida, sin hacernos compañía cuando nos quedamos solas o cuando salimos al jardín a disfrutar de las flores, las plantas, los árboles… Será que no pasa el tiempo y sigo sintiendo un amor infinito hacia tu ser, cargado de luz y de bondad que nunca me cansaré de compartir con las personas a las que les hablo de tí. Eres el mejor recuerdo que tengo y me has proporcionado el mejor despertar de mi vida.

Si tuviera que “ahuyentar dementores” me bastaría con pensar en tí mi querida Cuca, y de mi varita mágica saldría un patronus con forma felina… El 11 de septiembre seguirá siendo un día especial, de despedida. Aunque todos los días me acuerdo de tí y no hay noche que me acueste sin que te vea antes de apagar la luz… Será que te echo de menos ❤

Sin perder las buenas costumbres, me mantengo en una vorágine de actividades y de trabajo que me dificultan el disfrutar de una de mis aficiones. ¡Aquí ando apurando el mes de septiembre hasta el final! Y el tema de sentarme a escribir de vez en cuando sigue siendo una necesidad que me pide habitualmente el cuerpo, porque entre la anterior entrada y ésta última han ocurrido muchas cosas. Hay cambios importantes para el cuaderno de bitácora de este barco de aventuras cibernéticas y quisiera seguir compartiéndolas, sobre todo con los que más lejos están y con los que menos contacto tengo.

Agosto de 2015 ha sido un mes dedicado al trabajo pero también a los planes espontáneos de fin de semana. Nada más regresar del viaje familiar por Centroeuropa llegó el primer fin de semana para retomar las actividades musicales de la mano del grupo de Samba Universo. La batucada de Paderborn nos invitó a la muy conocida fiesta religiosa Liborius que me sirvió para conocer una nueva ciudad de Alemania, nuevos sambistas, y para reencontrarme con los amigos de este maravilloso mundo armonioso. En realidad es como si hubieramos pasado un fin de semana en las típicas fiestas de pueblo, apenas parecía que estábamos en el extranjero salvo por las deliciosas bratwurst, currywurst o la poderosa dunkelbier 🙂 ¡La nueva juventud sabe de maravilla con planes tan intensos! Fue un fin de semana de dormir poco y celebrar mucho, en la línea de lo que supone juntarse para semejantes jolgorios.

Después de 6 fines de semana sin parar con tantos viajes tocaba descansar algo en Dresden. Desde el fin de semana del 20 y 21 de junio (Bunte Republik Neustad 2015) no había tenido mucho tiempo para dedicarme a hacer cosas con tranquilidad, entre viajes y visitas no quedaba otro remedio que estar fuera de casa.

Para seguir en la línea de lo que aquí es mucho para mí, la gente de la batucada, pude disfrutar del tiempo veraniego en compañía de algunos compañeros visitando un lago que se encuentra al sur de la ciudad, el Talsperre Malter. Durante varios días tuvimos altas temperaturas por estas latitudes europeas que para los alemanes resultan incómodas pero que a mi realmente me hacían sentir en verano. Además, el buen tiempo acompañó hasta el fin de semana siguiente en el que se celebraba el Canaletto Stadtfest, fiestas veraniegas de la ciudad en las que actuamos con la batucada y pude disfrutar de la visita de Chabi tras muchos meses desde que la pisara por primera vez. Juntos pudimos descubrir una Dresden llena de vida, donde gran parte de las personas que se echan a las calles son visitantes que se acercan a las celebraciones estivales. Tanto en la parte de Altstadt como en la rivera del Elba la calle concentraba numerosos puestecitos de comida, bebida, artesanía, etc. Las luces, los olores, los sonidos, todo ofrecía esa sensación que anteriormente comentaba refiriéndome a las fiestas en Paderborn: la de sentirte en cualquier pueblo de nuestra geografía. Al fin y al cabo no somos tan diferentes los unos de los otros y se puede compartir mucho sin necesidad de hablar el mismo idioma. Mucho más en una de las ciudades más bonitas de Alemania.

Acabaron las fiestas de Dresden pero no los fines de semana de coincidir con Chabi. La siguiente visita la hicimos a una ciudad que desconocía y que aun no sabemos si nos va a acoger para 2016: Copenhague. El fin de semana del 22 y 23 de agosto disfrutamos de descubrir el sol en una de las metrópolis más bonitas de Europa del Norte, ya que normalmente el tiempo suele ser bastante más hostil y su cielo dicen que no deja de ser grisáceo y nublado.

CPH

Esta visita nos permitió reunirnos con nuestros seres queridos. Fátima y Nuria, o la familia de Chabi fueron nuestros acompañantes durante esos días en los que aprovechamos para recorrer las calles y los canales, probar la cerveza norteña, y compartir ratos para informarnos bien de las posibilidades laborales que existen allí. Yo, además, pude volver a coincidir con quien posiblemente (ojalá) sea mi futuro jefe de laboratorio. Crucemos los dedos y esperemos que al final podamos tener algo real, la ciudad nos ha gustado bastante y es una posibilidad de crear un núcleo junto con personas cercanas a nosotros. Por si no fuera poco, no deja de ser un lugar que tiene rincones especiales como Christiania o batucadas con las que poder seguir practicando una de mis aficiones 😉 He aquí el album con más imágenes de Copenhague.

Christiania

Tras el regreso del punto más al norte del mundo donde he estado, me tocaba preparar la maleta para disfrutar de unas merecidas vacaciones en España. Desde el 28 de agosto hasta el 13 de septiembre he alternado mis visitas entre Madrid y Piedralaves. ¡Qué decir que no podáis imaginar! Que en casa me encuentro de maravilla. Que adoro estar en el pueblo, salir a pasear con los caballos y disfrutar de los atardeceres en el campo. Que mis padres y mis amigos son la mejor compañía que encuentro cada vez que tengo la posibilidad de regresar, no dejan de quedar pendientes muchas actividades a pesar de no parar de hacer planes. Que mi querida Peny sigue siendo ese pequeño motorcito que runrunea y me llena el corazón de buenas energías, sobre todo cuando nos vamos a dormir. Esta vez me ha costado más que nunca tener que ir al aeropuerto y coger un avión para regresar a mi destino como expatriada. Ojalá algún día pueda coger esos aviones desde Madrid para irme de vacaciones a cualquier destino increíble, pues he de reconocer que sigo enamorada de mi ciudad y que sigue siendo mi favorita.. Sumémosle septiembre y su luz que hacen los paseos por el centro muy reconfortantes, momentos en los que aprecias la vida en las calles y la energía que por allí permanentemente habita ❤

En un suspiro pasaron 17 días que daban paso a uno de los momentos que más he estado esperando en los últimos meses. El fin de semana del 19 y 20 de septiembre estaba reservado para celebrar San Chabi 2015. Al haber estado las dos primeras semanas de septiembre en España para pasar mis vacaciones y hacer gestiones en casa, me resultó imposible pasar el 4 de septiembre con Chabi para celebrar su cumpleaños. Sin embargo, desde el mes de julio empecé a planear una fiesta sorpresa para reunir al mayor número posible de nuestros amigos en Berlin para compartir juntos un fin de semana en una de las ciudades más increíbles que tiene el viejo continente.

Teniendo en cuenta la dificultad de vivir en el extranjero, las disponibilidades de cada uno, las posibilidades económicas, un largo etcétera, el fin de semana salió realmente genial. Fuimos un grupito pequeño de amigos pero que a la par hizo que la aventura no fuera menos intensa. Agradezco de corazón cada pequeña voluntad que quiso celebrar conmigo esta “Operación Berlin” desde el principio, sin vosotros hubiera sido imposible, y pudísteis comprobar en vuestras propias carnes que Chabi estaba realmente engañado a su llegada al aeropuerto de Tegel. Ha sido, un año más, una sorpresa que entre todos me habéis ayudado a darle.

¿Lo que pasa en Berlín se queda en Berlín? 😉 No sé si queda o no, porque cada uno de nosotros habrá compartido la experiencia inolvidable con sus seres queridos, amigos, compañeros, y espero que pronto este equipo compuesto por grandes fichajes nos volvamos a reunir. Marta, Keila, Jorge, Adri, Shoti, Lillo.. Os queremos mucho. Nuestros homitos capaces de aguantar el tipo tras esas caretas que daban mucho calor pero que confundieron al anfitrión desde el minuto cero; quienes apenas descansaron para no perder ni un minuto de compartir esta ocasión de estar juntos; quienes constantemente tuvieron un espíritu voluntarioso para hacer actividades por la ciudad… Quienes hicieron nuevas amistades que ambos dos estamos contentos de que se crearan ❤ Seguiremos sumando en donde el destino quiera llevarnos.

Como bien dice el INMENSO muro de Berlin:

“Muchas pequeñas personas de lugares muy pequeños pueden hacer pequeñas cosas capaces de cambiar el destino del mundo.”

Inolvidable e irrepetible, un viaje 10 en todos los sentidos 😀

Die Mauer Berlin - San Chabi 2015

Die Mauer Berlin – San Chabi 2015

 

Finalmente, para acabar septiembre, este último fin de semana he regresado a esta gran ciudad que no hace mucho vivía dividida. El festival Samba Syndrom era una cita que no quería perderme con los compañeros Universos y que me ha permitido aprender mucho en uno de los talleres a los que me apunté. Fin de semana casi tan intenso como el anterior. Fin de semana de no parar, de conocer a nuevos sambistas, de tener actuaciones por la noche, tanto con la batucada de Dresden como con los compañeros de workshop. Tanto el viernes como el sábado pude disfrutar de 10 de la mañana a 6 de la tarde de las clases que el Mestre Jonas nos tenía preparadas.

Me siento especialmente bien cada vez que acabo conociendo a personas maravillosas como por arte de magia. Sin saberlo muy bien, me apunté a este taller de “Advance Batucada” para poder practicar más con el tamborim. Al final del fin de semana he regresado a casa habiendo aprendido a dirigir esta sección de instrumentos de la mano de uno de los mestres más famosos en Río de Janeiro (información que desconocía), que normalmente enseña en muchas escuelas de samba. Además, otra de las grandes conocedoras de esta sección me ha enseñado con la tarea. Se trata de un integrante de la batucada de Escola de Samba Unidos de Hamburgo que participaba con nosotros en la actuación y que es realmente muy buena líder a la hora de tocar. Esperemos que pronto pueda darnos un taller en Dresden porque la propuesta está encima de la mesa desde primeros de septiembre y yo quiero seguir aprendiendo en el mundo de la Samba Carioca.

A la vista me queda un mes de octubre que va a ser el último que pase en Dresden. Mi tiempo aquí acaba y esta decisión, que la he tomado a mi paso por España, no ha dejado de ser un poco incómoda. Quisiera poder disfrutar mucho más de lo que esta ciudad del Este de Alemania me está ofreciendo y he de reconocer que dejar al equipo sambista va a ser demoledor. Me siento realmente integrada en un grupo que no sólo es musical, sino que trabaja también la faceta social y se caracteriza por hacer crecer la amistad entre sus integrantes… Algo que echaba de menos en Samba Da Rua.

Aunque mi mudanza a Viena sea algo que tanto Chabi y yo llevamos buscando desde hace tiempo, no voy a dejar de sentir que un trozo de la aventura de nuestras vidas ha llegado a su fin y nunca volverá a ser igual. Al igual que será un cambio importante el dejar de vivir en Bergstraße 34 con la familia Papan… Y dejar atrás a una persona como Rachel que para lo bueno y para lo malo seguirá siendo una madre que he tenido este tiempo de atrás.

No sabemos qué nos deparará el futuro. No sabemos si 2016 nos verá en Austria, Dinamarca, Suiza, España, Panamá… Sí, todavía hay muchas cosas de las que podría hablar porque los planes y las alternativas son múltiples, pero no hay nada seguro. Paciencia pues habrá que ver.

De lo que sí estoy segura es de que trataremos de seguir aprovechando lo bueno que nos regala la vida cada día y de lo afortunados que somos por poder disfrutar de una buena salud, de sentirnos queridos y de disponer de dinero para invertirlo en nuestras pasiones. Próxima parada: PRAGA ❤

Mariposa vaciando el corazón